Sanlúcar

Urbanismo aprueba la ampliación de las dos cooperativas agrarias de La Algaida

  • Frusana y Virgen del Rocío invertirán cuatro millones de euros con apoyo público de la ITI para exportar boniato envasado

Una jornada de trabajo en la cooperativa hortofrutícola Frusana. Una jornada de trabajo en la cooperativa hortofrutícola Frusana.

Una jornada de trabajo en la cooperativa hortofrutícola Frusana.

El consejo de la Gerencia Municipal de Urbanismo ha aprobado los proyectos de ampliación de las cooperativas Frusana y Virgen del Rocío, situadas en La Algaida, con un presupuesto total de cuatro millones de euros, según ha informado la concejala responsable del área, Inmaculada Muñoz.

Frusana ampliará sus instalaciones en 1.969 metros cuadrados, más un secadero de 678 metros, en tanto que Virgen del Rocío construirá un nuevo centro de manipulación de 2.327 metros cuadrados, si bien con una segunda fase para completar la ejecución del proyecto.

Las dos entidades agrícolas de La Colonia “recibieron días atrás sendas subvenciones de los fondos de la Iniciativa Territorial Integrada (ITI) gestionados por la Junta de Andalucía, que les permitirán hacer frente al 50% del coste de los trabajos”. “Ahora sólo queda que el Pleno del Ayuntamiento apruebe los proyectos de manera definitiva para que las cooperativas puedan solicitar la licencia de obras”, ha apuntado la delegada de Urbanismo.

Muñoz ha explicado que “la ampliación de estas instalaciones agroindustriales tiene su origen en el cultivo del boniato, un tubérculo cada vez más demandado en Europa Central como sustituto de la patata, y del que La Algaida es uno de los principales centros de producción de la provincia, donde se encuentran la mitad de las 2.000 hectáreas de este cultivo que hay en Cádiz”. “El objetivo de las cooperativas es pasar de exportar el boniato a granel, como en la actualidad, a hacerlo envasado para llegar directamente al consumidor”, ha precisado.

En la actual campaña, Frusana y Virgen del Rocío están cultivando 500 hectáreas de boniato cada una, con una producción final de 40.000 toneladas. “El boniato, aparte del aumento de oportunidades comerciales, es un cultivo que conlleva otras grandes ventajas para las industrias manipuladoras y comercializadoras. Se trata de un cultivo de primavera-verano que es compatible con otras hortalizas, ya que se complementan en el tiempo, de manera que estas industrias pueden trabajar prácticamente durante todo el año, lo que hace que el empleo pase de ser temporal a indefinido, obteniéndose empleos de calidad y duraderos”, ha destacado la responsable municipal. A este respecto, Muñoz ha señalado que “desde el punto de vista del empleo, una hectárea de boniato necesita en su producción de 120 jornales directos, lo que supone 120.000 jornales en Sanlúcar con un coste de en torno a un millón de euros”.

Igualmente, ha subrayado que “además, en la industria, la manipulación, envasado y comercialización dura unos 90 días, desde septiembre hasta finales de noviembre, necesitándose en cada cooperativa un total de 250 jornadas de trabajo de ocho horas cada una, con un coste de 1,2 millones en total”. A ello hay que añadir “los puestos de trabajo indirectos que implica: venta de semillas, abonos, fitosanitarios, transporte y demás”.

En relación a la mano de obra, Muñoz ha resaltado que, gracias a la ampliación de sus respectivas instalaciones, ambas cooperativas de La Algaida “demandarán 120.000 jornales en el campo y 500 de ocho horas en la industria, cuadruplicando la generación de empleo actual”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios