REYES MAGOS EN PUERTO REAL

Nervios e ilusión para recibir a los Reyes en la Villa

  • El cambio de ubicación del aterrizaje del helicóptero aumentó la participación de los niños. Por primera vez se usó pirotecnia silenciosa para despedir a los monarcas

Tras una visita al Hospital Clínico Universitario, los Reyes Magos de Oriente llegaban a Puerto Real. Con nerviosismo e ilusión a partes iguales, miles de personas esperaban a las cinco de la tarde el aterrizaje del helicóptero de los Reyes. En la Plaza Rafael Alberti se creó un recinto cerrado en el que los tres protagonistas del día tomaron tierra tras sobrevolar la ciudad.

Una escena que cada año se repite en la ciudad y que es una de las singularidades del Día de Reyes en Puerto Real. En esta ocasión el aterrizaje se realizó en el centro de la plaza y no en el aparcamiento de la puntilla del Muelle, lo que mejoró considerablemente la visibilidad de los más pequeños, que permanecieron muy atentos al mensaje que los monarcas de Oriente lanzaron desde el balcón del Centro Administrativo Municipal, antes de que comenzase una lluvia de pelotas con la que se cerraba el acto y se arrancaba la ‘Cabalgata de la Ilusión’.

Desde la calle Carretas arrancaba el recorrido del desfile que repitió el mismo itinerario que se implantó hace dos años: Sagasta, San Ignacio, San Francisco, Barragán, Ángel y calle De la Plaza hasta alcanzar la céntrica Plaza de Jesús.

El grupo de ‘La danza del Sur’ abría el desfile con un espectáculo de danzas orientales, animados por una charanga musical. La primera de las seis carrozas con las que contó la cabalgata era la del Heraldo Real, creada y representada por la Asociación de Damas de la feria. Tras ella llegaba la carroza del Cartero Real que aún durante la cabalgata recogió algunas cartas de los pequeños mas rezagados o de aquellos que apuntaban alguna petición de última hora.

Cristina Bernal, que este año representaba a la Estrella de Oriente, guió el camino de los monarcas a lo largo de todo el recorrido, acompañada de un grupo de pequeñas.

Fue un desfile muy animado gracias a la presencia de charangas musicales, la Banda de Música Pedro Álvarez Hidalgo y grupos de animación como el de Global Eventus, que puso en escena su espectáculo ‘Magic’.

Más de 5.000 kilos de caramelos lanzaron Melchor, Gaspar y Baltasar desde sus carrozas, ayudados por los pajes, a lo largo de todo el recorrido que, como es habitual, contó con un gran respaldo de público. Calles llenas en toda la zona centro, poniendo una vez más de manifiesto que la del cinco de enero es una de las tardes más especiales que se viven en la localidad.

Cuando la cabalgata llegó a la Plaza de Jesús comenzó otra fiesta. Los Reyes Magos subieron a la terraza de la Consistorial para agradecer a los niños y niñas su presencia en la cabalgata y animarles a seguir siendo “buenos, solidarios y respetuosos”.

El mensaje finalizaba con la función de fuegos artificiales que, en esta ocasión, también fue especial. Por primera vez, la delegación de Fiestas utilizaba pirotecnia silenciosa, cumpliendo así con la petición de colectivos que trabajan con grupos de población altamente sensibles.

Los monarcas se marchaban y también los pequeños, esperando impacientes a que a primera hora de la mañana, sonase la trompeta que cada 6 de enero despierta la los pequeños. Los Reyes aún tenían trabajo puesto que, antes de hacer el reparto de juguetes en los hogares de la Villa, debían cumplir con la tradicional visita a la Residencia Vedruna, Asprodeme y el Hogar de las Hermanas Filipenses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios