Provincia

La Justicia excluye al Sáhara del acuerdo pesquero UE-Marruecos

  • El tribunal comunitario valida el protocolo pero sentencia que no es aplicable a las aguas de la antigua colonia española

  • El fallo no afecta a la flota de Barbate, que faena más al norte

Un camión frigorífico recibe carga pesquera en el puerto de Dahkla. Un camión frigorífico recibe carga pesquera en el puerto de Dahkla.

Un camión frigorífico recibe carga pesquera en el puerto de Dahkla. / d.c.

La larga historia de la pesca española, y en menor medida europea, en aguas del Sáhara Occidental en manos de Marruecos toca probablemente a su fin. La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea publicada ayer deja claro que el tratado pesquero entre Bruselas y Marruecos no es aplicable a las aguas de esa antigua colonia española de donde procede el grueso de las capturas que se efectúan gracias a ese acuerdo.

El tribunal sentencia que el tratado pesquero suscrito entre Bruselas y Rabat no es aplicable al Sáhara Occidental porque éste "no forma parte del Reino de Marruecos" y por tanto sus aguas "no están comprendidas en la zona de pesca marroquí". Aplicar el tratado a las aguas saharianas "conculcaría determinadas normas del derecho internacional", reza el veredicto, "en especial el principio de libre determinación" del pueblo saharaui.

El fallo no afecta sin embargo a la flota de Barbate, cuyo caladero está ubicado más al norte, en aguas de total competencia marroquí. Con cautela se pronunció ayer el presidente de la Asociación Barbateña de Empresarios Pesqueros (ABEMPE), Tomás Pacheco, tras conocer el contenido de la sentencia. Pacheco, que acude al caladero marroquí como armador del pesquero PlayaYerbabuena, apuntó que "la valoración es de mucha incertidumbre, ya que aunque se considere que el acuerdo es válido, excluye las aguas del Sáhara, por lo que habrá que esperar el pronunciamiento del Consejo Europeo". Y añadió: "No hay que olvidar que el 93% de las capturas se realizan en aquella zona, y aunque a nosotros no nos afecte directamente, sí influye en lo que es la unidad del acuerdo pesquero Unión Europea Marruecos".

De momento, la casi veintena de barcos con base en Barbate que tienen autorización para acudir al caladero marroquí prevén solicitar y abonar en unos días las licencias necesarias para poder acudir a pescar las preciadas sardinas y boquerones a la zona de Aljadida, en el Paralelo 33.25, una zona muy alejada de las aguas del Sáhara Occidental. Actualmente no hay barcos de cerco en esas aguas al estar en vigor una parada técnica establecida entre el 1 de febrero y el 31 de marzo, por lo que los barcos pueden volver el 1 de abril.

El fallo de tribunal de la UE no constituye una sorpresa. Se asemeja a otro de menor calado, que pronunció el tribunal en diciembre de 2016, sobre el acuerdo de liberación del comercio de productos pesqueros entre la UE y Marruecos. También recalcó entonces que no debía abarcar al Sáhara porque no está bajo soberanía marroquí.

Si las exportaciones agrícolas del Sáhara a Europa son prácticamente simbólicas, las capturas en sus aguas revisten, en cambio, gran importancia. El 91,5% de las 80.000 toneladas que se pescan anualmente en el marco del acuerdo proceden de la zona en litigio. El acuerdo pesquero con Marruecos, que prolonga los que firmó España tras retirarse del Sáhara en 1975, es el más importante de los suscritos por la UE con países terceros. Por él paga 40 millones de euros y 200 jóvenes marroquíes embarcan para formarse en barcos europeos. De los 126 barcos autorizados a faenar gracias al acuerdo 90 son españoles, la mitad de ellos andaluces y el resto gallegos y canarios.

El tribunal no ha secundado por completo al abogado general, Melchior Wathelet, una figura a caballo entre el fiscal y la de un asesor jurídico independiente. Éste opinó el 10 de diciembre que el acuerdo con Marruecos "no es válido" y describió al Sáhara como un territorio "ocupado (…) cuya población ha sido privada del derecho de autodeterminación". Los jueces consideran, en cambio, que sí es válido, pero inaplicable al Sáhara.

Los magistrados de Luxemburgo, donde tiene su sede el tribunal, responden con su sentencia al Tribunal Superior de Justicia de Inglaterra y País de Gales que se dirigió a ellos para preguntarles sobre la validez del acuerdo con Marruecos. Western Sahara Campaign, una ONG que apoya la autodeterminación de la antigua colonia española, había cuestionado ante la justicia británica la concesión de licencias de pesca a armadores europeos para faenar frente a las costas del Sáhara.

Pese a la corrección introducida por el tribunal en la opinión formulada por Wathelet, los políticos y sectores de la sociedad civil que apoyan al Frente Polisario, que reivindica la autodeterminación de los saharauis, se alegraron ayer del veredicto y exigieron su puesta en práctica. "Celebramos la decisión", afirmó, por ejemplo, el eurodiputado de Equo Florent Marcellesi. "Esta decisión representa otra gran vergüenza para la Comisión Europea y los Estados miembros", añadió. Los abogados de dos de ellos, España y Francia, secundaron a la Comisión y argumentaron ante el tribunal que el acuerdo podía abarcar al Sáhara.

Marcellesi sostiene que la sentencia convierte en "ilegal" la pesca en aguas saharauis. La Asociación Profesional de Abogados Saharauis en España añade, en un comunicado, que las licencias otorgadas para faenar en esas aguas son "nulas de pleno derecho". El tratado en vigor con Marruecos expira el 14 de julio y no está, sin embargo, claro que se vaya a suspender la pesca en el océano que baña las costas del Sáhara. Es más, los 28 Estados miembros de la UE acababan de otorgar a la Comisión un mandato para que negocie con Rabat un nuevo tratado que, en un principio, iba a incluir a esas aguas en litigio.

La Comisión no especificó ayer en qué medida tendría cuenta la sentencia. La Alta Representante de la UE para la política exterior, Federica Mogherini, y el ministro de Asuntos Exteriores marroquí, Nasser Bourita, publicaron, sin embargo, un comunicado conjunto en el que se declaran "determinados a preservar su cooperación en el ámbito pesquero". Expresan a continuación "su voluntad de negociar los instrumentos necesarios con relación a la asociación pesquera", pero no explican cómo aplicarán el veredicto.

En paralelo el Gobierno marroquí optó ayer por la mesura tras el fallo judicial, se comprometió a seguir negociando la renovación del acuerdo actual "con nuevas herramientas" y excluyó toda medida de expulsión de los pesqueros. "La sentencia permite la continuidad de la cooperación pesquera euromarroquí incluso en el Sahara marroquí", dijo una alta fuente diplomática de Marruecos, que destacó además que el actual acuerdo pesquero "sigue siendo válido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios