Provincia

La Junta se reafirma en su argumentación

  • El retraso en la subvención no implica cambios de los plazos para la justificación de la obra

Tras concluir el plazo del que disponía la Vera Cruz para justificar el final de los trabajos de la escuela taller ante los órganos correspondientes de la Consejería de Hacienda, la corporación se enfrenta a una posible aminoración sobre la última parte de la subvención o, en el peor de los casos, a tener que reintegrar parte de las ayudas recibidas en primera instancia. De cualquier forma, y aún siendo factible la obtención de cierta flexibilidad con los plazos de la documentación a entregar, no sería el caso de los pagos a proveedores y trabajadores, ya que desde la Junta se subraya que los mismos "no pueden efectuarse con cargo al importe subvencionado a partir del 30 de junio".

Al tratarse de una subvención, los abonos están sujetos a la disponibilidad de presupuesto liberado en la Junta, por lo que se presupone a la entidad una solvencia económica que permita la conclusión de los trabajos dentro de plazo, aún en caso de producirse un posible retraso de la citada ayuda. Cabe recordar que la cofradía no cerró la entrega de documentación justificativa del 50% hasta resolver los reparos dictados por la Consejería en su primera presentación. Fue entonces cuando la Junta se quedó sin la incorporación del crédito comprometido procedente del ejercicio 2011.

Dentro o fuera de los plazos previstos, la falta de liquidez de la hermandad es una realidad. Uno de los puntos de la resolución de la Consejería de Empleo establece que es la propia cofradía quien tiene el deber de abonar los nóminas y la seguridad social con independencia de que llegue o no la subvención de la Junta. Todo ello sin olvidar los pagos a Tesorería, Hacienda y Seguridad Social que han sido fraccionados en un amago de ganar tiempo. Por si fuera poco, corren también por cuenta de la hermandad los intereses de la demora, el pago de impuesto de sociedades, la auditoría final de la escuela y el finiquito de los monitores. En total, 7.900 euros más los intereses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios