El drama de la migración

Aparece en Chipiona el cadáver de otro inmigrante

  • Guardia Civil investiga la procedencia de este nuevo cuerpo

  • Rastrean la costa del Palmar ante el temor de la aparición de nuevos cadáveres

Comentarios 8
Imagen de la embarcación tipo toy que llegó a El Palmar. Imagen de la embarcación tipo toy que llegó a El Palmar.

Imagen de la embarcación tipo toy que llegó a El Palmar.

La Guardia Civil ha hallado esta mañana en la playa de Los Corrales de Chipiona el cuerpo sin vida de otro migrante. El cuerpo se ha encontrado muy maltratado por el agua, aunque sí se sabe que corresponde a un joven. Los agentes investigan ahora si también iba en la misma embarcación localizada en El Palmar o, por el contrario, viajaba en otra patera.

Efectivos de la Guardia Civil rastrean la costa del Palmar, en Vejer, dado que podría haber entre 7 y 8 personas desaparecidas frente a la costa en la que se sitúan los restaurantes Casa Reyes y El Pájaro Verde.

En ese lugar se atendió el lunes por la mañana a un joven, de entre 15 y 18 años, que habría llegado en esa pequeña embarcación neumática provista de un solo remo. Actualmente se encuentra en el hospital de Puerto Real, donde fue ingresado dado los síntomas graves de hipotermia que padecía.

El menor, de Guinea, contó que, tras viajar dos años por África con la esperanza de alcanzar Europa, llegó a Tánger. Allí pagó 700 euros a una organización que supuestamente le iba a hacer llegar en una barca con motor a la costa española con otras seis personas.

"Lo que iban a ser seis personas fueron diez y lo que iba a ser una lancha a motor se convirtió en una 'toy' (lancha hinchable de juguete) con un sólo remo", han explicado las fuentes. El muchacho ha relatado que en ese momento sólo vio delante dos opciones, ser detenido por la policía marroquí o hacerse a la mar en esas condiciones, y optó, como las otras nueve personas, por lo segundo.

En esa 'toy' estuvieron una semana en el mar, intentando alcanzar la costa de Cádiz.

El frío, la falta de alimentos y agua, y el fuerte oleaje hizo que algunos de los ocupantes murieran en la embarcación. Sus compañeros de viaje tiraron sus cuerpos al agua.

Otros, según el relato de este muchacho, cayeron al agua y se ahogaron porque ni ellos tenían fuerzas para volver a subir a la lancha de juguete ni los que iban en ella las tenían para ayudarles.

Ayer martes se localizó, sobre las 17.00 horas y frente a Casa Juan, a unos 2 kilómetros de distancia de donde naufragó la embarcación, el cuerpo sin vida de una mujer, de origen subsahariano y de unos 30 años de edad. La Guardia Civil relacionó inmediatamente a esta mujer con el terrible relato que dio el menor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios