Provincia

Cocina y moda se funden en una chaqueta

  • La 'Guía Repsol' se alía con el modisto Juan Duyos en un diseño para la alta cocina que lucirán más de 500 restaurantes con Soles

Algunos de los cocineros andaluces, junto a Juan Duyos, en la presentación de la iniciativa. Algunos de los cocineros andaluces, junto a Juan Duyos, en la presentación de la iniciativa.

Algunos de los cocineros andaluces, junto a Juan Duyos, en la presentación de la iniciativa. / javier albiña

La moda y la cocina tienen mucho que ver, según el diseñador Juan Duyos. El madrileño ha hecho suya esta premisa y, de la mano de la Guía Repsol, ha dado rienda suelta a su trabajo creativo para unir estos dos mundos en un binomio que persigue alcanzar nuevas de innovación y explotar la tecnología de vanguardia. El resultado: unas nuevas chaquetas que vestirán los chef en los más de 500 restaurantes de toda España reconocidos por la conocida guía por la excelencia culinaria y la vanguardia en su trabajo, los Soles Repsol.

En concreto, esta nueva prenda se repartirá entre los 528 restaurantes clasificados con Soles en la guía 2018, de los que 48 son andaluces. Cádiz, que es detrás de Málaga la provincia andaluza con más Soles, cuenta con 13 restaurantes que lucirán esta chaqueta. De ellos, los más premiados son el restaurante de Ángel León Aponiente, en El Puerto de Santa María, que tiene tres Soles Repsol; y tres establecimientos más que tienen dos Soles, como son los casos de El Campero (Barbate), El Faro del Puerto (El Puerto de Santa María) y El Jardín-Hacienda El Rosalejo (Villamartín).

La prenda, que lucirán en 13 locales de Cádiz, está confeccionada con materiales reciclados

Además, están distinguidos con un Sol Repsol nueve restaurantes más de la provincia, como son Alevante-Ángel León (Chiclana), Antonio (Zahara de los Atunes), Casa Bigote (Sanlúcar), Casa Mané (Palmones-Los Barrios), Castillería (Vejer), El Faro de Cádiz (Cádiz), La Curiosidad de Mauro Barreiro (Cádiz), Mirador Doñana (Sanlúcar) y Ventorrillo El Chato (Cádiz).

Con materiales reciclados, repelente a las manchas y a los líquidos, resistente al calor y personalizadas para cada chef. Así son las nuevas prendas con las que la Guía Repsol pretende "redefinir esta herramienta de los cocineros, premiarlos y facilitar que el público conozca sus galardones bordados en forma de soles". Una suerte de reinvención que nace de la necesidad de modernizar un elemento clásico y emblemático de la cocina "que necesitaba evolucionar". Con estas palabras explicó la directora de Guía Repsol, María Ritter, la intención de esta iniciativa.

Así como ha evolucionado con el paso del tiempo la arquitectura de los restaurantes, e incluso los platos que en ellos se sirven, la indumentaria de los chefs ha estado inamovible desde hace décadas. La experiencia de Ritter en un restaurante en el que vestía, curiosamente, diseños de Duyos, sirvió de germen de la idea que, según precisó ayer, recalca en la filosofía de la empresa, centrada en la "renovación de energía". Duyos captó la idea al vuelo y la aceptó como un reto, precisó. Así, comenzó a cocinar un proyecto artístico lento, que entra directamente en conflicto con la moda fugaz que tanta presencia tiene hoy en día, como en el mundo de las velocidades de lo gastro, ejemplificó. Está la moda del fast food y, también, el sosiego de los fogones en las altas cocinas.

El modisto madrileño ha eliminado de las chaquetas, creadas a partir de algodón procedente de ropa utilizada y de desechos de botellas de plástico, principalmente, cualquier elemento superfluo para que los cocineros se sientan "cómodos, frescos y sofisticados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios