Provincia

Archivan la causa por prostitución contra los Galán 8 años después

  • La juez admite la petición del fiscal tras los escasos testimonios contra la familia encontrados entre las mujeres de los clubes de alterne

  • El Juzgado negó en 2016 el sobreseimiento ahora otorgado

La foto más recordada del caso, un agente sacando medio millón de euros bajo un jacuzzi. La foto más recordada del caso, un agente sacando medio millón de euros bajo un jacuzzi.

La foto más recordada del caso, un agente sacando medio millón de euros bajo un jacuzzi. / guardia civil

Comentarios 2

El Juzgado Mixto número 1 de Chiclana ha decretado el sobreseimiento del procedimiento seguido contra Juan Galán (ya fallecido hace unos meses) y otras personas, entre ellas su hijo, el ex niño torero Juan Pedro Galán, por delitos de prostitución, coacciones y delitos contra los derechos de los trabajadores entre otros. El referido sobreseimiento ya tiene carácter firme.

La referida causa se abrió hace ya ocho años, concretamente en febrero de 2010, cuando se llevó a cabo una operación policial, la cual, según recuerda el abogado de la familia Galán, Juan Pedro Cosano, "se hizo con un desmedido despliegue mediático, ordenándose embargos masivos e incluso la prisión provisional de los encausados". El letrado de la familia destaca que "hemos pedido en múltiples ocasiones el sobreseimiento de la causa, negándose el Juzgado hasta ahora".

Tras todo ello, la Agencia Tributaria (AEAT) abrió en Jerez un procedimiento por delito fiscal contra el Hotel Garum (una de las sociedades que fue investigada). El Juzgado de Jerez se inhibió a este respecto y remitió el caso a Chiclana.

Ha sido hace escasos días, cuando el Ministerio Fiscal tenía que presentar el escrito de acusación, "cuando ha pedido el archivo de la causa por no ver delito ocho años y medio después", destaca el letrado de la familia. En estos momentos, la causa sigue adelante solo por el delito fiscal en una pieza separada.

Según se indica en el auto del Juzgado Mixto número 1 de Chiclana, "el presente procedimiento se incoó por los hechos que resultan de las anteriores actuaciones y practicadas las diligencias que constan en autos, se pasaron las actuaciones al Ministerio Fiscal, quien ha emitido informe en el que interesa el sobreseimiento provisional de las mismas por considerar conclusa la investigación respecto de los hechos por los que se sigue la actual causa principal, relacionados con la prostitución coactiva y algunos de los llamados delitos conexos", es decir "delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, contra los derechos de los trabajadores, contra la salud publica, contra la intimidad, falsedad documental y otros".

En sus razonamientos jurídicos, la magistrada destaca que "habiendo solicitado el Ministerio Fiscal el sobreseimiento provisional de las actuaciones, procede acordar de conformidad lo pedido, pues rigiéndose el proceso penal por el principio acusatorio, es necesaria la existencia de acusación para que pueda seguir adelante el procedimiento".

Un hecho destacable es que hace apenas dos años, en julio de 2016, el mismo juzgado mantuvo abiertas las diligencias. "No procede en este momento procesal sino denegar la petición de sobreseimiento" ya que a juicio de la magistrada en aquel "momento procesal existen indicios y numerosos datos, dado el contenido de las diligencias practicadas, no solo en la pieza principal sino también en las piezas separadas, que son suficientes y fundados para continuar la instrucción".

Todo este asunto arrancó el 17 de febrero de 2010 cuando la Guardia Civil puso en marcha la denominada 'Operación Toscana' contra el taurino clan de los 'Galanes'. De madrugada, un amplio operativo se puso en marcha en media docena de clubes de alterne tanto en la provincia de Cádiz (en El Puerto, Jerez, Conil, Medina y Los Barrios) así como en Málaga (en Estepona).

Tanto el padre del clan, Juan Galán, como su hijo Juan Pedro, su esposa y su hija fueron detenidos. Los padres en una urbanización de Valdelagrana. Fue allí donde debajo del jacuzzi de uno de los cuartos de baño de la vivienda de lujo, los agentes hallaron 500.000 euros, distribuidos en fardos envueltos en plástico y atados con hilo de pescar. Otros 15.000 euros más fueron hallados en el interior de la caja fuerte, así como abundante documentación de los negocios.

A la misma hora la hija era detenida El Puerto y en un chalecito cerca de la mansión de su padre, era apresado el diestro jerezano, cuando regresaba de controlar los negocios familiares. Los locales de alterne de los 'Galanes' se publicitaban profusamente bajo el sobrenombre de 'Hoteles Galantería'. Se registraron en la rotonda de la plaza de toros de El Puerto, en la antigua N-IV (La Hacienda), en el Hotel Garum de Conil, el Aloha de Jerez, el Medina Park, en Medina Sidonia, el Fontana, en Guadacorte, en Los Barrios, y el hotel Aladín, en Estepona.

Junto a la familia fueron detenidos los encargados de los negocios. Hasta la gestoría encargada de llevar los negocios de la familia, en San Fernando, también fue registrada así como la finca de celebraciones 'El Toro' en Jerez, concretamente en la carretera de La Cartuja.

El desarrollo operativo de la Operación Toscana se prolongó durante doce horas dejando un saldo de 15 detenidos, que fueron conducidos a los calabozos de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz. Se realizaron 14 registros (siete de ellos domiciliarios), seis clubes de alterne así como la referida gestoría. El caso empezó a venirse abajo después de que las mujeres que trabajan en los clubes no declararan contra la familia. Además, la balanza empezó a inclinarse a favor del clan cuando la juez decidió por sorpresa dejar en libertad a los siete de los catorce detenidos que fueron ingresados en prisión. Hasta las fianzas fueron devueltas a quienes las pagaron. Cabe recordar que estuvieron encarceladas durante trece días. Pese a ello, a la familia, además de intervenírseles numerosas propiedades, se les bloquearon cuentas bancarias y se procedió al cierre cautelar de los clubes. Ya por entonces los abogados destacaron que buena parte de dichas medidas a favor del clan se basaban en que "sigue sin aparecer ninguna mujer que testifique que ha ejercido la prostitución en algún club de alterne de los Galán coaccionada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios