Torre Alta

Tito / Valencia

Algo para creer

La participación ciudadana en la política es signo de buen funcionamiento de las democracias. La participación da legitimidad a las democracias. A los ciudadanos les gustaría participar más en las decisiones que van a incidir en la vida de sus vecinos y en la suya propia. Pero lo cierto es que la participación no es muy numerosa. Unas veces porque no se encuentran los mecanismos adecuados para su implicación y otras porque lo que hay simplemente no les gusta. En nuestra ciudad se vio con los presupuestos participativos que ni fueron las formas más adecuadas ni la participación se puede decir que fue de una forma masiva. Pero el caso es que los ciudadanos no se encuentran muy a gusto con la política ni con todo lo que le rodea.

La política no le ofrece ninguna seguridad de que su ciudad, en la que vive, le vaya a hacer su vida mas agradable. Y esto hace que los ciudadanos caminen por senderos distintos al de sus políticos. Y una prueba, estuve viendo por la televisión local el último pleno, bueno lo que aguanté, y les puedo asegurar que cuanta más gente lo vea más se alejarán de la política. ¿Para qué sirven los plenos? Nada de lo que allí se trato va a servir para reactivar esta ciudad. La Isla lleva décadas esperando que ocurra algo que cambie el signo de los tiempos, para mejor claro.

Estamos hartos de falsas promesas, de anuncios de proyectos que nunca se cumplen, de ver solares sin ocupación, de programas electorales sin realizar. La ciudad camina lenta, hacia no sabemos. Ya casi un año del nuevo gobierno y todavía no hay presupuestos. Las cuentas de una ciudad son el programa electoral hecho con las matemáticas. Si no hay presupuestos no se puede cumplir ese programa electoral. Pero tampoco hay nuevas ideas. Aunque se están poniendo pequeñas semillas. Hace unos días se presentó un calendario conmemorativo de los 250 años de la historia de la ciudad. No lo he visto pero me gustó la foto. Me gustó el gesto de la alcaldesa de invitar a los cuatro alcaldes de la democracia y me gustó el sitio escogido. Todo un detalle de reafirmación de la unión de la ciudad con su Observatorio, quizás la joya de la corona de La Isla y que debería abrir mas sus ventanas. Mientras tanto, seguimos mirando con envidia, como los últimos datos de la ocupación turística de la comunidad y de la provincia continúan aumentando, mientras nosotros no somos capaces de reaccionar. Necesitamos un plan estratégico que consolide un movimiento turístico y cultural para nuestra ciudad. Un plan que reactive todo el potencial que esta ciudad tiene oculto. Hay proyectos en marcha que pueden incidir pero a los mas importantes se les espera y eso, la espera, es lo que desespera a esta ciudad. Necesitamos ya un golpe de timón que cambie el rumbo de la ciudad, algo que nos haga creer. Estuve visitando la casa natal de Camarón. Quizás no se ha imitado muy bien lo que era y es un patio de vecinos. Pero el sitio vende y todo depende del uso que se le dé. Me gustó, pero la inauguración ha sido pobre, muy pobre. Y así no se consolida una marca. Esperemos que la próxima inauguración del Castillo se haga con todos los honores que merece, con algo relevante que atraiga fuera de nuestra ciudad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios