Protocolo modelo Quito

Han pasado más de tres años, pero se ha visto que la civilización es consecuencia de la evolución del ser humano

Un gran día para el Ayuntamiento de Cádiz, sí. Ni los más memoriosos del lugar recuerdan algo parecido. Se hermanaban las ciudades de Cádiz y Quito. Al acto acudió Mauricio Esteban Rodas, alcalde de la capital ecuatoriana. Por parte gaditana, estaba el alcalde, José María González, así como los portavoces de PP, Juan José Ortiz; PSOE, Francisco González; y Ciudadanos, Juan Manuel Pérez Dorao. También estaba David Navarro, en representación de Podemos. Todos ellos vistiendo chaquetas, corbatas, y sin vaqueros. Todo en un plan muy protocolario. De ahí que utilice sus nombres oficiales, nada de Kichi, Juancho, Fran y Juanma, como se les llama en familia. Un día feliz, que marcará un antes y un después.

En la foto oficial del evento, los munícipes de ambas ciudades hermanadas posan en el salón de plenos, delante del retrato de Felipe VI, obra del pintor gaditano Antonio Álvarez del Pino. En la foto también hay señoras, como Eva Tubío, de Ganemos, y Ana Camelo, de Podemos. Los que aparecen a la derecha y los que se sitúan a la izquierda no están por casualidad ahí, sino porque cuidan las lateralidades. Se están viendo unos detalles protocolarios sorprendentes.

En el acto de hermanamiento dijeron discursos propios de la ocasión. Y sentaron las bases para colaborar en el futuro. Esperemos que así sea, don Mauricio Esteban. Esperemos, señor alcalde de Quito, que venga usted muchas veces por esta trimilenaria ciudad. Se lo agradecerán en el comercio local, desde Eutimio a Isi, desde Tinoco a El Corte Inglés. Más que un hermanamiento parecía una boda civil de las más solemnes y mejor predicadas.

Viendo ese ceremonial cualquiera podría pensar que Cádiz no es diferente. Cualquiera llegaría a la conclusión de que los concejales de esta ciudad no son el mundo al revés: se arreglan más los de la oposición que los del Gobierno. Por el contrario, se le nota al alcalde González que está mejorando el repertorio de corbatas. Cuando llegó al cargo, declaró que no tenía ni una. Eso fue antes de que Teresa Rodríguez saliera con él de compras. Ahora puede que se estén preparando para el Black Friday.

Han pasado más de tres años, pero se ha visto que la civilización es una consecuencia del proceso evolutivo del ser humano. El protocolo no es un emblema del capitalismo, sino del orden y la estructura. Se visualiza con símbolos legítimos, como el bastón de mando con el que posó el alcalde.

Desde ayer, existe el protocolo modelo Quito: él se lo pone y no está loquito.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios