Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Parque eólico en La Caleta

Así es Cádiz, abúlica, indolente, indiferente, acomodaticia, de Carlos Díaz, de Teófila o de Kichi a la vez

Hace 30 años Red Eléctrica decidió poner un cable que uniera la red de alta tensión de España con Marruecos. En Tarifa se formó una plataforma donde nos advirtieron de la llegada del apocalipsis: se iba a acabar la pesca, las enfermedades serían generalizadas, el motivo era que Marruecos iba a poner una central nuclear para suministrar energía a España. Con el tiempo se puso un segundo cable y, oh misterios, no ha pasado nada . Hará unos 10 años se quiso crear un parque eólico en el Cabo Trafalgar. Se creó otra plataforma compuesta por los ayuntamientos de Conil, Barbate y Vejer, partidos, sindicatos y cofradías de pescadores: pronosticaron todo tipo de enfermedades, alteraciones al medio ambiente, acabaría la pesca y afectaría al paisaje. Consiguieron parar el proyecto. Como diría el Selu, yo que de plataformas sé un poco: hicimos una contra la instalación de Alcampo en los terrenos de la Unión Cervecera (ganamos), una contra el Palacio de Congresos en el Parque Genovés(ganamos), una contra un barrio de clases altas en los terrenos ociosos de astilleros, eso que Vera Borja llamó la City del Siglo XXI (ganamos gracias a que un registrador se negó a inscribir a nombre de Dragados en aplicación de la Ley). Como esta ciudad cada día es más abúlica nadie ha levantado la voz a raíz de la publicación en el Boletín Oficial del Estado del pasado día 18 del proyecto de Parque Eólico a 10 millas náuticas al noroeste de La Caleta y a 2 de Rota por la empresa Bahía de La Plata Real State. Veinte días hay para presentar alegaciones. El proyecto se puede consultar de manera presencial en la Autoridad Portuaria, que no ha tenido a bien colgarlo en su página web como es obligatorio. Ni los ecologistas, ni el Ayuntamiento, ni los partidos políticos, ni los pescadores han dicho ni pío. No se sabe si tiene afecciones para la navegación, si va a alterar las zonas de pesca y , por supuesto, nadie ha dicho nada del impacto paisajístico, a la entrada de la Bahía, en aguas de servidumbre para el puerto de Cádiz. Cuando se instale vendrá el llanto y el crujir de dientes al más genuino estilo gaditano: unas cuantas coplas de carnaval que digan lo de diosa del mar, compadeceremos al que no disfruta ese cielo, hoy no hay viento de levante ya salen las barquillitas, todo el popurrí de coplas de carnaval que, por lo que se ve, es el único medio de expresión de la ciudad, pero solo un ratito y al terminar los comparsistas señalarán al techo del Falla para recordar al Eterno Capitán o a quien sea. Así es Cádiz, abúlica, indolente, indiferente, acomodaticia, de Carlos Díaz, de Teófila o de Kichi a la vez. Si los EEUU protestan todo se paralizará. Aquí reaccionamos con gorgoritos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios