Extraigo de un libro de André Gide, Los alimentos terrestres, una frase que me impresionó: “Que la importancia esté en tu mirada, no en la cosa contemplada”. La escribí en un papel y la he puesto frente a mi mesa de trabajo que fue, años atrás, donde estudiaba uno de mis hijos. Me interesa esta frase. La forma de mirar. De saber mirar. La manera de acercarnos a los hechos cotidianos hará que los hechos importantes que están ocurriendo a finales de verano, nos haga tomar decisiones importantes o que, por el contrario, nos haga caer en el sillón de la indiferencia convencidos de que no vamos a poder hacer nada contra lo que no nos gusta o nos parece injusto.

De la muerte de la reina Isabel II, por ejemplo, nos han llegado versiones muy diferentes. No soy quién para debatirlas. Deseo, sin embargo, escribir que lo que más me impresionó fue el dolor de su pueblo. La congoja de los miles de personas que salieron para despedir a su reina, porque la consideraban una señora interesada en dar una imagen concreta de su país y muy respetuosa con lo que creía que eran sus obligaciones.

No sé cuánta riqueza tenía, no me importa. Sé que se fue sin llevarse ninguna, que es lo que tenemos que recordar.

La manera de ver lo que sucede a diario, sin duda, dice mucho de cada uno de nosotros. Ante cualquier hecho, podemos ser meros espectadores, mirar sin desear aprender, o preguntarnos por qué pasa lo que pasa.

A pocas horas de comenzar el otoño, las noticias nos recuerdan que sigue existiendo una guerra cruel que avergüenza, cada vez más, al pueblo invasor. Por fin brota otra manera de mirar: la de los rusos inconformistas que desean la paz y quieren huir.

En los sucesos ha aparecido una mirada común condenatoria: la muerte de Mahsa Amini, la muchacha afgana de veintidós años, por llevar “mal puesto su velo”. El levantamiento de los jóvenes ante esta muerte tan injusta nos hace recuperar la esperanza de que las sociedades no podemos quedar impasibles ante lo que es indigno del ser humano.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios