Tráfico Las cámaras que multarán en Cádiz por entrar en el centro de la ciudad sin cumplir los requisitos

Cultura

"Este festival es una oportunidad para los actores que empiezan"

  • 'Fuga' hace doblete hoy y mañana en el ciclo de comedias Pedro Muñoz Seca · La representación vuelve a unir en el escenario a José Luis Gil y Amparo Larrañaga

Esta noche se estrena dentro del XX Festival de Teatro de Comedias de El Puerto la obra Fuga, del autor Jordi Galcerán. Esta representación también se desarrollará mañana a las 23:00 horas. Entre su reparto cuenta con los rostros conocidos de José Luis Gil, Amparo Larrañaga, Kira Miró, Mauro Muñiz-Arquiza y Francesc Albiol. Durante casi una hora y cuarenta minutos, los espectadores podrán ver las situaciones más divertidas con giros inesperados.

-¿Cuál es su papel en la obra y qué desarrollo tiene dentro de la trama principal de la misma?

-Pues interpreto a Isidre Galí, un ministro de Industria que a raíz de un caso de corrupción urbanística se ve obligado a dimitir. Desde ese momento, su vida empieza a ir a peor, lo abandona su mujer y continuando con sus desgracias, llaman al timbre y empiezan a desatarse las situaciones más surrealistas, pero con giros que el propio espectador no se espera. Tiene un final que creo que nadie se lo imagina tal y como empieza y se desarrolla la obra. Tiene un principio muy dramático pero luego las situaciones son muy cómicas.

-En esta obra trabaja con actores consagrados y con una gran trayectoria. ¿Le ha costado adaptarse a ellos?

-La verdad es que no, lo cierto es que en todos los lugares donde he trabajado siempre ha habido muy buen ambiente de trabajo y uno aprende a convivir con los demás. Uno se acaba acostumbrando a conocer gente nueva cada día y aceptarlas tal y como son.

-Todos los profesionales que trabajáis en esta obra tenéis una agenda un poco apretada. ¿Cómo habéis hecho para realizar los ensayos, promociones mediáticas y demás?

-Con mucho esfuerzo físico, realmente nos ha costado más el adaptarnos al ritmo de trabajo que a la agenda de cada uno. Casi siempre las productoras en las que trabajamos están al tanto de nuestras funciones e intentan un poco adaptar los rodajes al teatro. Por ejemplo, uno de los primeros ensayos generales que se hicieron de esta obra se realizó justo al día siguiente en el que Amparo Larrañaga y yo terminamos nuestra anterior obra.

-Esta obra recuerda a muchas situaciones que han aparecido en los medios de comunicación desde hace un par de años. ¿Para prepararse su papel ha recurrido a alguna de las situaciones descritas en la representación?

-Yo realmente no, no he recurrido a nada para prepararme el personaje. Pero lo cierto es que el autor, Jordi Galcerán, se inspiró en un caso de corrupción que un político catalán realizó hace varios años. Al final resultó que era todo una trampa pero aun así, el político tuvo que dimitir igualmente. Pero yo, para prepararme este personaje he ido un poco más allá. No quería interpretar a un ministro ni a un político, quería interpretar al hombre que está pasando por esa situación. He intentado interpretar al hombre que hay detrás de la corbata.

-Desde los 12 años lleva trabajando en el mundo de la interpretación. ¿No es una paradoja que el reconocimiento mediático le viniera de una serie estrenada en 2003?

-Pues realmente no, en cierta manera, se entiende dado que casi el 80% de los papeles que he interpretado han sido papeles de teatro o de doblaje que no han tenido repercusión. Cuando apareció el personaje de Juan Cuesta en la serie Aquí no hay quien viva,viví el éxito de manera natural, dado que si dependes de él no se puede seguir viviendo de la manera en la que lo hacía. Nunca he sido una persona de salir mucho, pero siempre había tenido una vida muy tranquila y la quería seguir teniendo. Aunque he de decir que los ritmos de rodaje fueron muy duros.

-A lo largo de su vida ha trabajado en teatro, cine, televisión e incluso doblando grandes películas. ¿Con qué se siente más cómodo?

-Realmente me gusta todo, soy una persona a la que le apasiona su profesión y no me decanto por nada. Lo cierto es que en el teatro me siento muy cómodo, al igual que en la televisión y en el doblaje. Como no he hecho mucho cine pues no estoy muy habituado a los rodajes. Mientras esté cómodo con el guión y con el personaje, no me importa trabajar en cualquier sitio, lo importante es que esté a gusto.

-Los últimos papeles que ha interpretado han sido cómicos. ¿Le da miedo quedar encasillado en este registro?

-Miedo no, la verdad es que siempre he realizado estos papeles porque los guiones me han ido gustando. Si me llegara un papel dramático con un buen guión también lo aceptaría. Siempre me he considerado actor, pero ni dramático ni cómico, he ido siempre haciendo lo que me iba apeteciendo en cada momento. No descartaría hacer más papeles a la vez, pero con la serie y el teatro me es imposible prepararme más papeles aunque me apeteciera aceptarlos.

-¿Qué piensa de este festival de teatro de El Puerto que este año celebra su vigésima edición?

-Pues es algo fantástico, dado que es una oportunidad de crear nuevas carteras de actores y a la vez acercar el teatro a una población en tiempos de crisis. Pero yo estoy a favor de que se realicen estas cosas siempre de una manera transparente, es decir, que esté organizado por gente profesional y no sólo para declarar una serie de gastos. Hay que fomentar el teatro español y toda la cultura y el apoyo municipal realizado de manera correcta y profesional hace que este tipo de teatro se extienda cada vez más a una población en estos momentos de crisis económica que nos afecta a todos.

-¿Cuáles son sus planes más inmediatos?

-Pues ahora terminar la gira de Fuga que durará hasta septiembre más o menos, nos quedaremos un tiempo en Madrid y luego saldremos otra vez de gira hasta abril de 2012, aunque puede que se amplíen algunas fechas, es algo que no está cerrado. Y a finales de septiembre aproximadamente empiezo a grabar la nueva temporada de La que se avecina que este año Telecinco intentará estrenar en un espacio de tiempo más corto, no más de seis meses, dado que esperar un año entre una temporada y otra hace que al espectador le cueste trabajo seguir las tramas nuevas y relacionarlas con las antiguas que se están repitiendo actualmente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios