Exposición Cristina Mejías cuestiona la construcción de la Historia en la Casa Pinillos

  • La artista jerezana muestra en Cádiz su 'For what cannot be recovered can at least be reenacted´, el proyecto ganador del programa Iniciarte, hasta el próximo 6 de febrero 2021

Cristina Mejías en el interior de su videoinstalación en la Casa Pinillos. Cristina Mejías en el interior de su videoinstalación en la Casa Pinillos.

Cristina Mejías en el interior de su videoinstalación en la Casa Pinillos. / Lourdes de Vicente

Aunque a ojos prejuiciosos el arte contemporáneo se erige como una disciplina alejada y sólo apta para unos pocos, las obras y procesos resultantes no se cansan de llamarnos, de amarrarnos al hoy y al ahora y de reflexionar sobre realidades que nosotros mismos nos estamos cuestionando. En este sentido, no debe sorprendernos que el espíritu del proyecto que la artista Cristina Mejías (Jerez, 1986) expone desde este jueves en la Casa Pinillos rime a la perfección con los hallazgos científicos en la arqueología gaditana difundidos en los últimos meses. Porque si Mejías cuestiona en For what cannot be recovered can at least be reenacted el relato establecido, renunciando a una idea acerca del curso de la Historia como un saber fijo y un relato lineal que viene del pasado hasta nuestros días, parece que la actualidad arqueológica gaditana viene a darle la razón con una Dama de Cádiz que era un caballero o un Teatro Romano de Balbo que, finalmente, también era de Agripa.

La Historia se construye y deconstruye, varía, salta y cambia según la percepción de quien la mira, porque aceptamos que el pasado trasforma el presente, pero hay más que pruebas suficientes que el presente también transforma la idea que tenemos de pasado. “No conocía estas historias pero me alegra mucho porque viene a reforzar este proyecto con el que cuestionamos el discurso hegemónico y nos habla de cómo se construye la Historia”, explica la artista jerezana frente a la pieza principal de este proyecto, “ganador del programa Iniciarte promovido por la Junta de Andalucía a través de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico”, como recordaba la delegada en Cádiz del ramo, Mercedes Colombo, que junto al director del Museo de Cádiz, Juan Ignacio Vallejo, quiso acompañar a la creadora en la inauguración de la exposición.

Una muestra que se puede visitar hasta el 6 de febrero en la cuarta planta de una Casa Pinillos que, lástima, continúa desde hace años con ese horario reducido de miércoles a sábado de 10.00 a 14.00 horas.

Con todo, esta exposición se erige como una gran oportunidad de contemplar la obra de esta creadora afincada en Madrid que “no siempre” tiene la opción de exhibir su trabajo en su tierra, por lo que la muestra en Cádiz la tiene “muy contenta”, celebra la artista que en los últimos meses ha realizado una residencia de investigación y producción en Tabakalera (Donostia), en C3A (Córdoba) y en Hangar (Lisboa), y que ha sido distinguida con las becas y premios de Blueproject Foundation (Barcelona), Generación 2020 (Madrid), XXIII VEGAP y el Premio Comunidad de Madrid Estampa 2019, entre otros.

Un trabajo que es el resultado “de la fase final de un proyecto” en el que la jerezana ha estado inmersa “durante dos años” y que parte de una exploración del trabajo del arqueólogo y performer Efthimis Theou en la excavación de Katalymata, en la isla griega de Gavdos, “una pequeña isla de apenas 40 habitantes”, recuerda Mejías, que algunos relatos identifican con la isla mítica de Ogígia, ya saben, donde Calipso impedía que Ulises regresara a Ítaca.

Así, lo que Mejías trae a la Casa Pinillos es una videoinstalación central, en la que las manos del arqueólogo escarbando en la tierra son proyectadas sobre una serie de diferentes capas telas perforadas y salpicadas de otros trozos de telas más tupidas que retienen mejor la proyección. “La imagen es atrapada en algunos lugares y en otros la tela la deja pasar, multiplicando así los puntos de vista de la proyección, todos los puntos de vista diferentes del pasado, algunos que llegan a nosotros y otros que no , que se pierden”, va detallando la autora, licenciada en Bellas Artes por la Universidad Europea de Madrid y el National College of Art and Design de Dublín y Máster en Investigación en Arte y Creación por la Universidad Complutense de Madrid.

La pieza principal se acompaña de un par de pequeñas instalaciones más y objetos que se relacionan con esta reflexión sobre la construcción de la Historia y la memoria que plantea en For what cannot be recovered can at least be reeconected.

Objetos esculpidos “con la arcilla” que Mejías se trajo de la propia isla. “Nos hablaron de una montaña que estaba allí desde la antigüedad y nos costó bastante trabajo encontrarla porque no está señalizada en ningún mapa, pero dimos con ella y de ahí me traje en la mochila como 20 kilos de arcilla con la que esculpí esos objetos. Sobre todo, son un reflejo de Gavdos, que atesora una gran riqueza de fragmentos de cerámica”, explica la creadora sobre un territorio repleto de testimonios de la huella del tiempo desde la Edad de Bronce hasta el periodo veneciano.

La piedra también está presente en las instalaciones, enfrentadas a la pluma en una moderna reinterpretación de la balanza zen, y en una segunda propuesta más conectada directamente con el territorio de la isla, y que también se acompaña de una proyección que no se pudo disfrutar durante la inauguración por algún problema técnico pero que “estará lista para los visitantes”, aseguraron desde la Casa Pinillos.

“Con esta exposición queremos dotar poco a poco a este espacio de contenido de calidad”, aseveró Mercedes Colombo que celebró la noticia, publicada por este periódico, de que el Museo de Cádiz es el sexto museo gestionado por la Junta más visitado de Andalucía, además de informar de que “se está trabajando” en conseguir “del Ministerio” la deseada inversión para su mejora y ampliación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios