Concert Music Festival

Una profunda mirada

  • Vanesa Martín encandila al público de Sancti Petri en una noche en la que también actuó el grupo sevillano Siempre Así

Vanesa Martín, en un momento de su actuación en el Concert Music Festival. Vanesa Martín, en un momento de su actuación en el Concert Music Festival.

Vanesa Martín, en un momento de su actuación en el Concert Music Festival. / Sonia Ramos

¡Ojo con Vanesa Martín! Ojo a su mirada penetrante y certera que parpadea en canciones los rincones más recónditos del alma humana. No es casualidad que la escenografía de la última gira de la artista malagueña, que ayer hizo parada en el Concert Music Festival de Sancti Petri, estuviera presidida por una gran pantalla de forma ovalada que simulaba un gran ojo, a la manera de un gran hermano de las emociones. En ella se proyectaban imágenes ora oníricas, ora más terrenales del universo de la cantante y compositora, que conformaban una conexión con nuestra esencia de seres racionales aunque asilvestrados por las pasiones. Como sus canciones.

Ojo con esa manera tan andaluza de estremecer la voz y darle un quejío tan nuestro pero tan reconocible de Despeñaperros para arriba. Vanesa Martín pertenece a esa generación de autores e intérpretes musicales del sur (Manuel Carrasco, Pablo Alborán, Pablo López o India Martínez, entre otros) que han vestido al pop con sus gargantas aflamencadas pero exportables allende Andalucía. A su amiga India dedicó un recuerdo interpretando el tema 90 minutos, que escribió para ella y la llevó a la gloria del éxito. "Ella hizo grande esta canción. La verdad es que la presión de hacerla en esta gira viene de mi madre, que me dice que mis mejores temas son los que escribo para otros. A ella se la dedico", bromeó. No fue ni mucho menos una broma el sentimiento que le imprimió y la reacción de la audiencia.

Vanesa Martín, en Sancti Petri. Vanesa Martín, en Sancti Petri.

Vanesa Martín, en Sancti Petri. / SONIA RAMOS

A su voz sureña la acompañó en el tema No te pude retener otro talento de la tierra. Sobre la joven Julia Medina, exconcursante de Operación Triunfo, Martín ha posado la mirada. Por algo será. "La descubrí en YouTube con una versión de Te has perdido quién soy y me encantó. Me alegro de todo lo bueno que te está pasando. Tu propuesta es muy honesta", confesó la malagueña que llevo al éxtasis al respetable en esa batalla de grandes gargantas con la de San Fernando.

Ojo también con esa falta de pudor para contar encima de un escenario aquello que en ocasiones no nos atrevemos ni a decir al oído. Las mariposas en el estómago y el arrojo de rendirse a las pasiones en De tus ojos, el vacío de las historias acabadas en Ya, el despecho de Te has perdido quién soy, y el adiós a medias de 9 días. Todas y cada una de ella interpretadas con la garra de un timbre estremecedor al son de una banda de siete músicos o en la desnudez del piano. A Martín la acompañaron en escena Alberto Miras (piano), Ana Mula (chelo), Francis Martín (percusión), Daniel González "Taketo" (bajo y contrabajo), Andrés Tomás Rodríguez (batería), Joaquín Calderón (guitarra, violín y voz) y José Marín (guitarra, voz y dirección musical). Y quiso acordarse de todo su equipo al completo y de la organización del Concert Music Festival: "Llegamos aquí ayer después del concierto de Punta Umbría. No conocía esta zona pero estoy fascinada. ¡Hay que ver lo que tenemos en Andalucía! El año que viene volvemos. De aquí no me muevo, lo digo a quien corresponda", advertía divertida.

Ojo además con las emociones que provoca la música de Vanesa Martín entre el público. Manos entrelazadas en las más románticas, al aire en los medios tiempos y con el móvil apuntando a la escena o pies inquietos entregados al baile y animados por la artista que no paró de tantear el ánimo de sus seguidores durante todo el recital. "¡Vane, Vane!", gritaban. La malagueña se desgarró especialmente en los temas Arráncame, casi una copla, y Polvo de mariposas, que acabó con los brazos abiertos y la gente en pie.

Las palabras de Vanesa Martín son una confesión, un guiño también a un pasado no tan lejano y un presente de éxito. "He visto el escenario pequeño que está aquí al lado y me he acordado de cuando cantábamos en las ferias y de repente, durante la canción, se oía el sonido de las atracciones -la cantante lo imitó provocando risas de complicidad en la audiencia-. ¡Ay que ver lo que cuestan las canciones!", confesó.

Pero ojo porque la artista también baila. "¡Arriba!", pidió al público que enseguida comenzó a moverse en un pasaje más roquero al son de Ropa desordenada y Aún no te has ido. Martín improvisó una medio conga con su banda y soltó un "se me caen los pantalones", después de tanta energía derrochada en vivo.

Tras el interludio sentimental de Mi amante amigo y Sintiéndonos, la cantante regresó al escenario vestida de negro para encarar Frenar enero, La piel, Sin saber por qué y En el aire, justo antes del fin de fiesta que llevó a la audiencia a echar el resto y entregarse a la mirada de Vanesa Martín con Hábito de ti e Inventas, cuyo videoclip proyectado en pantalla hacía referencia a grandes mujeres luchadoras del mundo del arte.

Ya en los bises, los ojos de Vanesa Martín hablaron directamente al público de Sancti Petri: "La verdad es que nada de esto tiene sentido sin cada uno de vosotros. Mi trayectoria ha sido de pico y pala. No me quiero ir... Me voy con vuestras miradas y vuestras ganas", confesaba. El último parpadeo del concierto correspondió al momento más mágico de la noche, la interpretación de Que no, una nueva de De tus ojos y Complicidad. Una palabras que resumen a la perfección lo vivido y sentido el sábado noche. Vale la pena asomarse a la mirada de Vanesa Martín, tan frágil y contundente como la nuestra propia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios