Lola Cazalilla | Concejala de Cultura y Fiestas “Para el próximo FIT convocaremos un concurso público de proyectos”

  • La edil que apuesta por la no distinción de “cultura oficial” y “cultura popular” plantea también crear lazos con la Bienal de Sevilla para potenciar la visibilidad del flamenco gaditano

  • La también responsable del Carnaval asegura que la obra civil del Museo se licita ya y que las obras en el Palacio Recaño comenzarán antes de final de año

La concejala de Cultura y Fiestas del Ayuntamiento de Cádiz, Lola Cazalilla. La concejala de Cultura y Fiestas del Ayuntamiento de Cádiz, Lola Cazalilla.

La concejala de Cultura y Fiestas del Ayuntamiento de Cádiz, Lola Cazalilla. / Julio González

–¿Cómo ha sido el aterrizaje en Cultura y en política?

–Yo llego con mucha ilusión, confianza, ideas y proyectos pero luego cuando entras en la Administración te encuentras con un aparato burocrático lleno de procedimientos lentos del que no tienes conciencia desde fuera y tedioso empiezas a comprender el porqué a veces se cae en líneas continuistas. Pero creo que en estos obstáculos se pueden salvar inventando nuevas estrategias y caminos y para ayudarme me he encontrado con un equipo maravilloso de técnicos.

–Llegó con una mudanza planteada...

–Ese ha sido otro obstáculo, que ni siquiera tengo a todo el equipo de Cultura unificado en un mismo espacio. Pero mi idea es, aprovechando que nos vamos a la calle Ancha, hacer una reestructuración de lo que es la propia delegación que tiene muchos compartimentos y pienso unificarlos de manera mucho más orgánica para trabajar de manera transversal. Así que espero inaugurar el año en la calle Ancha con un proyecto de un espacio abierto y vivido con el que gana la ciudadanía.

–También va la delegación de Fiestas, ¿no?

–Sí, eso responde a una cuestión operativa, porque me gusta estar cerca de las dos delegaciones, y porque quiero que se trabaje de una manera más transversal entre ellas. Lo he dicho varias veces, no diferencio entre una cultura oficial académica de una élite y otra popular de folklore sino que entiendo que todo es cultura.

–¿Pero los técnicos trabajarían en ambas indistintamente?

–En principio el equipo técnico sigue cada uno con sus funciones porque por decreto siguen siendo delegaciones separadas, pero luego habrá proyectos que podemos trabajar en común al igual que Cultura trabaja con Patrimonio por ejemplo. Más adelante se pueden inventar nuevos puestos para nuevos espacios que también tengo en la cabeza y ya veremos qué perfil de técnicos tanto de un área como de otra podrían destinarse allí.

–A nivel de presupuesto, ¿no sale perdiendo Cultura de esta unión?

–Eso no es así. Primero porque Carnaval se autofinancia, el Concurso, por ejemplo, no le cuesta dinero al Ayuntamiento, y de Cultura nadie pasa a trabajar en Carnaval. Las cosas seguirán igual, en cuestión económica esto no irá en detrimento de Cultura, que ya de por sí tiene un presupuesto ajustado. Te aseguro que nada que vaya a ir para un proyecto cultural irá destinado a Carnaval. No lo permitiría.

–¿Qué ocurre con las bibliotecas del Ateneo y Real Academia Hispanoamericana que están en el Reina Sofía?

–La del Ateneo ya está en la Casa de Iberoamérica y lo que les falta es un poco de material de oficina y quieren proyectar una inauguración. Y en cuanto a la Academia Hispanoamericana, que según el convenio con la UCA están obligados a dejar el Reina Sofía, se les ofreció la Casa de Iberoamérica, porque entendemos que es donde debe estar, pero pusieron objeciones porque perdían una serie de metros, en el Reina Sofía creo que tenían 183 y la sala que se le ofrecía en la Casa Iberoamérica era de 142. Pero hemos hecho un reajuste y ahora tendrán 215 metros. Esta semana les envié una carta informándoles y confío que esta oferta sea irrechazable.

–Se le jubila Pepe Bablé pero también el director de Cultura, Enrique el Álamo, y el programador del Falla Pepe Vélez. Pierde mucha experiencia...

–Pues sí. Sé que Pepe Vélez, programador del Falla, este año quiere hacer el Cádiz en Danza, por lo tanto, hasta ahí tengo seguridad de que estará pero, ya después, nos iremos sentando y veremos qué planes tiene. Y Enrique se jubilará pronto, también. Así que habrá algunas plazas que serán de promoción interna y otras que se abrirán.

–¿Tiene sustituto para Bablé?

–Es que pienso que el FIT tiene una impronta tan personal de Pepe que es imposible que alguien de dentro de la delegación pueda continuar su trabajo. Pienso que es un ciclo que se cierra y que ahora habrá que plantear un festival diferente, para ello, mi idea sería hacer un concurso público de proyectos y que estuviera abierto no sólo al ámbito local sino a cualquier persona que quiera presentar un proyecto con el prestigio que debe tener un festival como el FIT. Realmente, igual ocurre con perfiles tan específicos como el de Pepe Vélez o Enrique del Álamo porque en Cultura hay muchos buenos gestores pero un programador o un director de Cultura tienen que tener un perfil muy determinado. Así que creo que el papel del programador puede ser propicio para poder abrirlo.

–También se queda sin su principal asesor, Paco Cano, que pasará a formar parte del equipo de gobierno como concejal, ¿no?

–Todavía no tenemos nada definido porque la persona que entre como concejal no lo hará hasta el Pleno de noviembre pero hay que recordar que el reparto original de delegaciones se hizo basándose en perfiles determinados, entonces una sustitución literal sería algo poco inteligente. Decidir todo esto le corresponde al alcalde pero sí está claro que si una persona entra se intentará aprovechar al máximo todas sus capacidades para las delegaciones que no estuvieran funcionando de la manera que se espera. Así que vamos a partir de la premisa que las delegaciones que están funcionando bien seguirán igual y aquellas que pues todavía no han comenzado a andar como nos gustaría pues a lo mejor es el momento de volver a estudiarlo.

La edil Lola Cazalilla. La edil Lola Cazalilla.

La edil Lola Cazalilla. / Julio González

–Javier Miranda, programador de Alcances, hablaba también de la necesidad de un cambio en el festival. ¿Cómo lo ve?

–Alcances me pilló muy recién llegada y quería ver de primera mano qué funcionaba y qué no y pienso, al igual que Javier Miranda y que Unicaja, que es otro de los grandes colaboradores de este festival, que Alcances necesita de otra revisión. Yo quiero que Alcances se cree de una manera más participada así que me voy a reunir con la gente de la Escuela de Cine y de la asociación CineCádiz y que haya una mesa de debate de todas las personas relacionadas con el sector en Cádiz en la que vayan acordando algunas líneas para crear un festival más acorde con las necesidades que pueda tener la ciudadanía gaditana.

–Un tanto le ocurre con la Feria del Libro...

–Sí, estamos preparando una Feria del Libro totalmente nueva. Ahora va a salir ya la licitación el contrato para encontrar un nuevo coordinador y queremos que, de verdad, sea una nueva Feria del Libro que vaya desde la imagen, el concepto, hasta la estructura... Me he reunido con los libreros que no estuvieron en la Feria del año pasado porque quería conocer por qué habían perdido la confianza y ahora estoy en una labor de recuperación de esa confianza, y además tengo convocada la Mesa del Libro para hablar también con los que participaron. Lo que sí va a ocurrir es que a la hora de elegir a la persona que coordine la Feria vamos a crear un comité donde va a haber un representante de la Federación Andaluza de los Liberos y otros por cada asociación de la Mesa del Libro. Se elegirá una persona consensuada entre todos para que luego se sientan representados por ese coordinador que ha sido, parece, uno de los handicap de la pasada edición, pues parece que ciertos sectores no sentían que la persona que estaba coordinando hubiera contado con ellos.

–¿Baluarte sí, Baluarte no?

–Sí, sin duda, es un espacio único y privilegiado para hacer una feria del Libro.

–¿Obra del Baluarte terminada antes de final de año?

–Confiamos en que no le quede mucho. Y cuando esté listo queremos que sea un espacio abierto para la cultura local de todos los ámbitos, por ejemplo, un sitio para ensayos de artes escénicas, de teatro, de música... Siempre con alternancia porque hay muchas asociaciones en Cádiz. También me gustaría que la Central Lechera por la mañana, cuando no tienen espectáculos ni montaje, se pudiese abrir para la misma finalidad, para las personas que están preparando un proyecto puedan hacerlo un espacio acondicionado. Aquí lo que nos encontramos es con el problema del personal, que tengo que crear el puesto.

–¿Ensayos también de Carnaval?

–Si podemos siempre que se tenga en cuenta la alternacia... Pero priorizaríamos la cantera. A la cantera hay que cuidarla y no sólo desde el punto de vista de producción para el Falla sino de transmisión de valores. De hecho, para mí el Concurso de Infantiles y Juveniles tiene una revisión bastante profunda más implicada en competencias y valores que en premios y competición, puramente de adultos, que es un paso que nos gustaría proponer.

–Cuando llegó el equipo de Gobierno se habló de la creación de un gran festival flamenco del que el Estival sería su germen. Eso no ha ocurrido y la programación ha ido cayendo, ¿usted tiene intención seguir con esa idea?

–Hay un tema muy bonito pero está todavía en sus inicios y tiene que ver con el 40 aniversario de la Bienal de Sevilla, que se cumple el año que viene. Yo creo que es el momento de mostrar que en Cádiz tenemos un potencial interesante. Y estaría bien que la persona que vaya a la Bienal de Sevilla pueda coger un tren y tener en Cádiz una oferta importante del flamenco y se vea como una cierta extensión de la Bienal, con una programación a la altura. A lo mejor ese sería el primer paso para que el día de mañana tengamos un festival mucho más potente a nivel de nombre. He hablado por teléfono con Antonio Zoido, el director de la Bienal, y voy a tener una reunión con él para decirle que en Cádiz estamos haciendo cosas importantes y que estamos aquí para este proyecto de Cádiz como puerto de la Bienal. Por otro lado, ya me he sentado con María del Mar Díez, de Cajasol, y estamos dispuestas a volver a unir esfuerzos porque presupuestariamente es similar lo que invertimos y uniendo fuerzas salen mejores productos.

–¿Qué sello, qué huella, le gustaría dejar como concejala de Cultura?

–A nivel general, me gustaría que después de mi gestión se viera que el tejido cultural de Cádiz se hubiera reactivado, que los barrios que han sido totalmente olvidados tuvieran ya sus propias señas e identidad cultural propia, y que se hubieran roto las barreras entre diferentes manifestaciones culturales y la gente tomara la cultura como algo suyo. Y, a nivel más concreto, me gustaría haber dejado reelaborados o reinventados una Feria del Libro, un Alcances, un FIT y, cómo no, un Museo del Carnaval, que, por cierto, la obra civil se licita ya y la rehabilitación del Palacio Recaño va a comenzar antes de que termine el año. Ese Museo se tiene que abrir porque es una deuda que tenemos con la ciudad. Esa y la reapertura del Teatro del Parque. Eso ya sería poner la guinda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios