Cádiz

El equipo de gobierno de Kichi, abocado a la reestructuración

  • La incorporación de Paco Cano como concejal tras la dimisión de Teresa Almagro y la marcha a Sevilla de José Ramón Páez abren la necesidad de cambios en el equipo de gobierno

El equipo de Gobierno de Adelante Cádiz, en la investidura del sábado 15 de junio. El equipo de Gobierno de Adelante Cádiz, en la investidura del sábado 15 de junio.

El equipo de Gobierno de Adelante Cádiz, en la investidura del sábado 15 de junio. / Joaquín Hernández Kiki

La barca que gobierna la ciudad desde el pasado 15 de junio ha sufrido sus primeras fugas de agua. Y toca actuar. La sorprendente dimisión de la concejal Teresa Almagro abre el camino a una primera reestructuración del equipo de gobierno que a tenor del escenario que en los últimos días se ha instalado parece inevitable.

Tres son las patas que sustentan la necesidad de esta primera reestructuración del gobierno local, apenas cuatro meses después de haber iniciado el mandato. De un lado, la dimisión de una concejal (Teresa Almagro) que entre otros motivos que hayan trascendido alega una falta de medios que ha provocado un desgaste tal desde el 15 de junio que ha ocasionado su marcha; de otro lado, la llegada en su lugar del hasta ahora asesor municipal Paco Cano; y por último el reciente anuncio de José Ramón Páez, concejal de Hacienda, Economía y Deportes, de renunciar a la dedicación exclusiva para pasar a ser empleado por la Universidad de Sevilla.

Estos tres ingredientes han dado lugar a un artefacto explosivo que ahora tendrá que controlar el alcalde y su equipo, dando pie a unos cambios que parecen inevitable. La propia portavoz de Adelante Cádiz, la edil Ana Fernández, así lo reconocía ayer en rueda de prensa: “Tenemos que barajar. También tenemos al compañero José Ramón (Páez), que el hecho de haber asumido su trabajo en la universidad implica una modificación”, avanzaba la concejal, que apelaba al paso de los próximos días para “sentarnos, ver cómo equilibrar el equipo y que el alcalde plantee las propuestas para que el equipo quede lo mejor engrasado posible y que cada uno aproveche las virtudes que tenga en beneficio de la ciudad”.

El punto de partida es un equipo de gobierno en el que el responsable de Hacienda, Economía y Deportes, tres de las concejalías con mayores cargas en el Ayuntamiento (a tenor de la situación económica, de un lado, y de los numerosos problemas que atraviesan las instalaciones deportivas, por otro) se marcha a dar clases a la Universidad de Sevilla; y en el que el concejal que se incorpora (Paco Cano) debe en principio asumir las concejalías de Mayores, Salud y Bienestar Animal que tenía Teresa Almagro, lo que parece una pérdida para alguien que estaba actuando de asesor y que cuenta con experiencia en el apartado de la gestión cultural.

Por tanto, se da por hecho de que ha llegado la hora de los cambios, mucho antes de lo que hubiera deseado o planteado José María González (que en los cuatro años anteriores apenas hizo dos reestructuraciones de su equipo). Y esa reforma del equipo de gobierno se antoja a día de hoy totalmente indescifrable.

Por un lado, parece lógico que la incorporación de Paco Cano al equipo de gobierno lo lleve directamente a hacerse cargo del área de Cultura, que domina a la perfección y de la que venía actuando como asesor. Pero eso significaría el cambio de delegaciones de Lola Cazalilla, que ha tenido un aterrizaje amable en esta delegación y que parece estar asumiendo con bastante buena nota por parte de los colectivos esa fusión de Cultura y Fiestas.

En este punto, se abre la posibilidad de que José María González opte por volver a dividir estas dos delegaciones, dejando a Cano al frente de Cultura y a Cazalilla en Fiestas, aunque sea algo contradictorio respecto al discurso del principio del mandato.

Y por otro lado, está también la situación de Páez. Parece del todo insostenible que el concejal pueda mantener tal cantidad de responsabilidad dedicándose a la enseñanza universitaria. Por tanto, parece claro que necesitará descargar trabajo y no precisamente recurriendo a un nuevo asesor de Deportes (como planteaba hace unos días el propio José Ramón Páez). Teniendo en cuenta el dominio de Páez de las cuentas municipales, pues ha sido asesor en esta materia los cuatro años anteriores, todo hace indicar que habrá nuevo concejal de Deportes.

Aunque, como recalcó ayer Ana Fernández, será cuestión de que el alcalde y su equipo asuman en primer lugar el escenario actual, “que afortunadamente no ocurre todos los días”, como precisó la portavoz; y se busque luego la fórmula oportuna, que en cualquier caso parece abocada a pasar por una reestructuración del gobierno local a los cuatro meses de haber tomado posesión la Corporación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios