Cultura

Jon Andión nos invita a construir desde el sueño en su segundo poemario

  • El escritor presenta 'Soñar' esta tarde en la Biblioteca Provincial dentro de Letras Capitales

"Siempre hay ventanas escondidas..." Jon Andión (Madrid, 1984) que nos descubrió la cara oculta de la realidad con Palabras invisibles, su primer poemario, invita ahora al lector a construir sus propios portales a la dimensión sensible a través del sueño. Soñar, con la virgulilla bajo los pies de la ñ, es su segunda obra, continuista, "en cierta manera", dice, con esa maravillosa colección de poemas que nos transportaba a los amaneceres y, sobre todo, a las madrugadas y su influjo evocador. Una invitación, Soñar, a vivir, que se presenta en Cádiz esta tarde, a las siete, en la Biblioteca Pública Provincial, dentro del ciclo Letras Capitales con el escritor Luis García Gil como maestro de ceremonias.

"Con esta obra no pretendo ahondar en el mundo de lo onírico sino hablar desde el mundo de lo onírico. Mi camino no es puramente surrealista sino que prefiero aplicar el surrealismo a algo, convertirlo en una herramienta porque soñar es imaginar y desde la imaginación, desde la fantasía, desde ese soñar despierto, también, el ser humano construye la realidad, es una herramienta para la vida que nos facilita estar de pie en el mundo, cuanto más, en este momento tan convulso en el que nos toca estar de pie", explica el escritor y abogado.

Unos tiempos donde la poesía se reivindica más que nunca "como ese arma cargada de futuro que dijera Celaya", recuerda el hijo del cantautor Patxi Andión, que también la toma como "una herramienta para vivir, para enfocar y para sentirte, para saber quién eres más allá de lo que la coyuntura y los demás dicen que eres, para saber dónde estamos, cómo estamos y para ayudarnos a encontrar las ventanas escondidas, que siempre las hay", anima.

Jon Andión las encuentra con su yo poeta, su yo artista, que "siempre pugna por salir" contra el Jon que dirige el área legal y de negocio de una productora de cine. "Bueno, de alguna manera estoy en contacto también con bienes culturales, como las películas, pero sí, no tiene nada que ver con el Jon poeta que es un sinvergüenza que busca cualquier recoveco para salir", ríe.

Para conocerlo es conveniente asomarse al pretil de Soñar, saludar "al precipicio" de Jean Claude Carrière y dar el salto al vacío sin otro amarre que el de la imaginación. "Que viaje, que vuele, que saque los pies del tiesto, que capte esos misterios, esas verdades ocultas que, en el fondo, todos conocemos", le recomienda el escritor al lector de su obra que salió a la luz el pasado mes de septiembre tras casi dos años de trabajo y de investigación. Una obra que fluye al compás de los versos para descubrir, al fin, la realidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios