Cultura

Fallece en Madrid a los 83 años el pintor y diseñador Vicente Vela

  • Nacido en Algeciras, estuvo muy vinculado a Jerez desde su infancia, donde cursó en la Escuela de Artes y Oficios. Destaca la autoría del popular logotipo de la firma Loewe.

El pintor y diseñador Vicente Vela murió en la madrugada de ayer en su domicilio madrileño de la calle Doctor Ezquerdo. Había nacido en Algeciras, en 1931, pero muy pronto se instala con su familia en Jerez, donde su padre era maquinista del tren de las bodegas. Empezó sus primeros pasos artísticos en el estudio de Miguel Varrón, pasando posteriormente a la Escuela de Artes y Oficios, desde donde se trasladó a Sevilla para realizar los estudios en la entonces Escuela Superior de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría. Fue, por tanto, de los primeros jerezanos - junto con Jesús González, Carlos Ayala, Juan Gutiérrez Montiel, Juan Padilla, Joaquín Cañete, Eladio Gil y Manolo Daza - que completan sus estudios artísticos fuera de los talleres locales. Terminó la carrera en la Academia de San Fernando de Madrid. 

Su pintura no pasó desapercibida para uno de los grandes factótums del arte español de los años cincuenta, Luis González Robles, quien lo introdujo en los mejores catálogos de pintura española, dándolo a conocer por todo el mundo - Bienales de Venecia y Sao Paolo, Japón, Estados Unidos y los grandes centros europeos de arte contemporáneo de Francia, Alemania y Suiza, principalmente -. El  empresario Enrique Loewe lo introduce en el mudo del diseño, dando forma a muchos productos de la casa, entre ellos, el famoso logotipo de la marca. Durante toda su vida estuvo en Loewe, compaginando el diseño con la pintura y, ambos, con la escenografía, realizando, entre otros, los decorados para obras de Buero Vallejo y Antonio Gala.

Vicente Vela era para el Grupo Joly una persona entrañable, ya que realizó la decoración de la caseta de la Feria del Caballo de 2005 de Diario de Jerez, con aquella serie de caballitos de colores que colgaban del techo y que fueron referencia absoluta en el real del González Hontoria. Asimismo, también fue autor del cartel de la Feria de 2004.

Vicente Vela, en contra de los que es habitual en el mundo pictórico, empezó realizando una pintura abstracta, de poderosa materialidad, adscrita a aquel informalismo plástico europeo de los años cincuenta que, en el otro lado del Atlántico, desembocaría en el expresionismo abstracto. Poco a poco, aquel contundente gestualismo, de ausencias concretas, fue recuperando la figura hasta posicionarla en una escenografía de imposibles, donde pululaban personajes extraídos de una ficción que, no obstante, era portadora de muchos elementos cercanos a esa sociedad decadente y fuera de lugar.

Como todo gran artista, la obra de Vicente Vela era personal e intransferible, única, llena de carácter y emoción. Estaba muy alejado de modos y modas, realizando una pintura llena de sentido y personalidad y dejando una huella clara que era muy respetada en el universo artístico. Fue Vicente amigo de artistas, íntimo de José Hierro, que le escribió varios de los textos de sus catálogos, así como de Manolo Rivera, Francisco Brines, Carlos Bousoño, Martín Chirino, Manolo Millares, Eusebio Sempere, César Manrique o. el recientemente desaparecido dibujante Máximo, entre otros muchos, que compartieron espacio vital en torno a una buena mesa en aquella espléndida casa que el pintor tenía en la bella población de Chinchón. 

Vicente Vela era una persona entrañable, divertida, desprendido, felicísimo contador de anécdotas, viajero impenitente y, sobre todo, amigo de sus amigos. Con su marcha, el mundo del arte pierde a uno de sus más sabios intérpretes, pero, los que lo conocimos y nos tuvo por sus amigos, hemos perdido a un hermano mayor cuyo recuerdo será eterno. Vicente, por siempre y para siempre. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios