Inicio de mandato en la institución provincial

"Pamplinas las justas" en el primer pleno ordinario en Diputación de Cádiz

  • Las novedades en el número de partidos, hasta siete distintos, y el estreno de algunos diputados deja varias curiosidades

  • La Línea 100x100 ejerce la libertad de voto en su grupo

La nueva corporación provincial en el pleno ordinario de esta mañana. La nueva corporación provincial en el pleno ordinario de esta mañana.

La nueva corporación provincial en el pleno ordinario de esta mañana. / D. C.

"Pamplinas las precisas", decía el vicepresidente José María Román en la seriedad del debate de uno de los primeros puntos del pleno de la Diputación de este miércoles. Venía por la premura en iniciar la promoción de la provincia entre los turistas de Alemania, tras los problemas del turoperador Thomas Cook, pero bien podía ser una advertencia para no irse por las ramas a los diputados, que iniciaban las sesiones ordinarias con 25 puntos por delante y siete grupos distintos con posibilidad de intervenir en cada uno de ellos.

De hecho, la novedad en el número de partidos y el estreno de varios diputados en el Palacio provincial ha traído algunas anécdotas. “Voy a pagar hoy todas las novatadas”, bromeaba el alcalde de Barbate y diputado de Axsí, Miguel Molina, tras pasarse en el tiempo de su turno de palabra o no levantar la mano en su momento. 

La Línea 100x100 también la pagaba. No pudo llevar ninguna propuesta al pleno, pero es que además el alcalde linense, Juan Franco, se sorprendía de los contenidos de algunas presentadas por los demás por no ceñirse a lo que para él debería tratarse en la institución. Franco pidió en varias ocasiones que, para la próxima, se “ciñeran a los intereses de los gaditanos de a pie”. “Que llevamos aquí tres horas”, se quejaba mientras se discutía sobre financiación autonómica.

Y eso que la Diputación ha acortado para este mandato el número de propuestas políticas. Los grupos mayoritarios podrán llevar cuatro y el resto dos, algo que Adelante Cádiz no compartía y así lo dijo su portavoz, José María González. “No tenemos culpa de que en su grupo, con varias sensibilidades, no se pongan de acuerdo para las proposiciones”, le respondía el portavoz del gobierno provincial, Juan Carlos Ruiz Boix. “En el suyo tampoco hay gente muy bien avenida. Pero no empiece a inventar ¡qué acabamos de empezar¡”, incidía el alcalde de Cádiz para poner paz en estos primeros compases.

Por su lado, la presidenta Irene García se afanaba en contar manos en las votaciones. Entre tantos grupos –Adelante Cádiz e IU dieron muestras de que cada uno tendrá su propio funcionamiento– tendrá un inconveniente añadido: la libertad de voto de La Línea 100x100. Así lo advirtió el alcalde de la Línea en su primera intervención, y se pudo ver por ejemplo en el tema del edificio Valcárcel. Franco se abstuvo con Cs y PP y su compañero, y vicepresidente de la Diputación, Mario Fernández, votó a a favor con sus socios del PSOE.

Esa proposición salió adelante, sin unanimidad. Sí hubo acuerdo total para ir contra la alga asiática, apoyar al sector del olivar y a las enfermas de fibromialgia. No se logró para el Brexit o del peaje Cádiz-Sevilla, un clásico donde socialistas y populares tiran de hemeroteca y el resto de grupos les recriminan que aún siga en pie.

Los diputados seguirán ahora cogiendo confianza. Incluso el alcalde de Cádiz llamó a Antonio Saldaña, portavoz del PP, ‘Saldi’. “Como usted se ha dirigido a mí como Kichi, y no hemos cruzado mucho, quizás no le moleste que le llame Saldi”.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios