Provincia de Cádiz

La importancia de tener una comunidad educativa

  • La pedanía de Vejer consigue la ampliación de su colegio tras años de lucha de las madres

Uno de los reunidos la pasada semana pidió, totalmente en serio, la Medalla de Andalucía para las mujeres de la directiva de la AMPA de El Palmar. "Tres mujeres que han luchado prácticamente solas para evitar que sus niños marchen tan pequeños fuera de aquí a estudiar". Ya tienen una victoria: la delegación de Educación, después de años de pelea, ha comunicado la semana pasada que este año se hará la obra de ampliación de la escuela.

Montse Molina, la presidenta, lo tiene claro y por eso lo proclama con emoción en sus ojos: "Hay que tomar conciencia de la importancia de tener una comunidad educativa, el valor que da tener un colegio, demostrar que existimos de verdad, que esto no es sólo una playa o un sitio de recreo, que aquí vivimos gente, hacemos cosas. Que los niños no se hagan con ocho años 30 kilómetros de carretera todos los días en autobús a Vejer. Que lo hagan a partir de los 12 años. De momento, hemos conseguido un año más, es sólo un año fijaos, y lo hemos celebrado con champán el otro día. Porque queremos que se acabe con el fracaso escolar en la pedanía, que los niños hagan el bachillerato y una carrera, y que nuestro jóvenes no se pasen todo el día quemados, fuera de casa".

Los congregados el pasado miércoles en un día lluvioso tienen claro que El Palmar quiere vivir de su trabajo. Los más jóvenes no quieren irse. "Que la gente se va, démonos cuenta", advierte Juan José Sánchez. Pero Manoli, que no debe haber cumplido los treinta y acude a la cita con su guapa niña de pocos años, muestra su energía: "No estoy en contra del hotel, pero me indigna que se le hayan dado todas las facilidades, y a mí, como a otros, que queremos vivir en la tierra de nuestros padres y abuelos, poner nuestro pequeño alojamiento rural o negocio, no nos dejen hacer nada. ¿Somos inferiores? Es la misma tierra. Tenemos la posibilidad, nos sentimos capacitados, pero nos encontramos con la puerta cerrada del Ayuntamiento. Mucha gente quiere poner su negocio y sin embargo, aquí nos dejan, con las patitas colgando" dice con expresión tan jandeña.

"Ya lo ve usted -remacha la maestra- el hotel es el mínimo problema. Escríbalo usted así, y si no, no vuelva por El Palmar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios