Enfoque de Domingo El tirón de las dos playas artificiales del interior

  • La playita de Zahara gana un 10% de usuarios con respecto al verano del año anterior, un éxito del que también disfruta la zona de baño de Arcos

Varios bañistas, en una imagen de este verano en la playa artificial habilitada en el lago de Arcos. Varios bañistas, en una imagen de este verano en la playa artificial habilitada en el lago de Arcos.

Varios bañistas, en una imagen de este verano en la playa artificial habilitada en el lago de Arcos. / Ramón Aguilar

La playita de Zahara de la Sierra ha cerrado su temporada veraniega con datos más que satisfactorios pese a los vaivenes que el sector turístico, en general, ha soportado con motivos de la actual pandemia. El complejo del área recreativa de Arroyomolinos, que gestiona el Ayuntamiento zahareño, tiene un balance muy positivo de los dos meses de apertura de esta zona de baño, que abrió sus puertas el 1 de julio y cerró a final de agosto. Esta zona de baños del interior de la Sierra de Cádiz está muy demandada desde hace varias décadas por turistas gaditanos y de provincias limítrofes.

En total, casi 60.000 personas han pasado este verano por la playita de Zahara de la Sierra, casi un 10% más que en 2019. Y eso que las instalaciones se abrieron 15 días después de lo habitual y han cerrado, también, antes.

Así, durante este mes de julio visitaron Arroyomolinos casi 20.000 personas (en julio del año pasado fueron 15.000) y en este agosto lo hicieron 38.000 personas (en 2019 fueron 32.000 visitas). “Son datos muy optimistas y eso a pesar de que hemos tenido que cerrar un día cada dos semanas para realizar tareas de limpieza y desinfección de las aguas”, explica el alcalde de este municipio serrano, el socialista Santiago Galván.

La playita admite un aforo de 2.500 personas al día, pero las autoridades han fijado que disminuya este año por seguridad debido a la pandemia por coronavirus, con lo que se ha permitido el acceso a solamente 1.800 personas.

Esta área de ocio tiene un precio de entrada. Como curiosidad, y ante los efectos del Covid-19, se han disparado las ventas on line para acceder a la compra de estos tickets, en detrimento de la ventanilla. Si el año pasado se vendieron por Internet unos 14.000 euros, este año las cifras han llegado hasta los 70.000 euros en esta modalidad.

El alcalde de Zahara explica que los beneficios de la taquilla se reinvierten en la mejora de las instalaciones y en el pago de las nóminas del personal. “Entre trabajos directos e indirectos se generan unos 50 puestos. Tenemos este año una plantilla de 20 personas entre socorristas, vigilantes, personal de limpieza... También la asociación de mujeres Zaharilla, que regenta el restaurante del área recreativa, genera otros tantos empleos. No está mal para un pueblo con 1.400 habitantes”, sentencia el regidor.

También la playa artificial de Arcos ha vivido un buen verano, como explica la delegada de Turismo de Ayuntamiento arcense, Ana Carrera, que cree que su municipio está de moda: “Antes se asociaba el verano a la costa y ahora la gente busca otros alicientes como, por ejemplo, una playa artificial en el interior. Nos hemos dado cuenta de esa estrategia y por eso hemos habilitado 70 kilómetros para hacer senderismo, paseos en bicicletas y rutas en familia. Si a eso le unimos una oferta cultural, monumental, y gastronómica, tenemos una alternativa muy atractiva”.

Y es que la localidad puerta de la Sierra también lleva unos años habilitando una zona del pantano de Arcos, en El Santiscal, para el baño. La diferencia con Zahara es que no se paga entrada y cualquier visitante puede disfrutar de este espacio. Este verano este sitio ha tenido mucha afluencia de público, destacando vecinos de otros municipios. Además, el club náutico contiguo, de titularidad municipal, ha ofertado una gama de deportes acuáticos que ha tenido muy buen tirón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios