Sucesos

En estado crítico otro de los tres hombres arrojados a la cuneta por un ajuste de cuentas

  • Una de las víctimas de Chipiona está en coma con un traumatismo craneal abierto grave

Imagen de la UCI del Puerta del Mar, donde está ingresado una de las víctimas del ajuste de cuentas de Chipiona. Imagen de la UCI del Puerta del Mar, donde está ingresado una de las víctimas del ajuste de cuentas de Chipiona.

Imagen de la UCI del Puerta del Mar, donde está ingresado una de las víctimas del ajuste de cuentas de Chipiona.

Uno de los tres hombres que recibió una brutal paliza para posteriormente ser lanzado desde una furgoneta en la autovía A-480 que une Chipiona con Jerez se debate entre la vida y la muerte en el hospital Puerta del Mar de Cádiz. Entró en coma, con un traumatismo craneal abierto grave, y diferentes fracturas craneales, además de otros traumatismos. Aunque se encuentra intubado y recibiendo los mejores cuidados, su estado es crítico.

Otro de sus compañeros falleció tras horas de tortura y un tercero también intenta recuperarse de sus heridas en otro hospital de la provincia.

La Policía Judicial de la Guardia Civil de la Comandancia de Cádiz se ha hecho cargo de una investigación que, en principio, baraja como hipótesis más clara el ajuste de cuentas. De hecho, las tres víctimas fueron secuestradas en esta localidad gaditana, parece ser que al mediodía de este domingo, retenidas contra su voluntad, maniatadas y golpeadas con brutalidad durante horas, además de recibir cortes profundos en sus cuerpos, lo que les hizo perder abundante sangre. Finalmente fueron introducidos en una furgoneta y lanzados sin piedad en marcha a la cuneta de una carretera.

En dicho vehículo, interceptado por la Policía Local de Sevilla tras una persecución de película por el barrio de Los Remedios, se ha encontrado dinero en efectivo, unos 8.000 euros, así como una escopeta y sangre, mucha sangre de los heridos, toda la que fueron dejando durante un camino tortuoso en el que padecieron un auténtico calvario antes de ser lanzados al exterior.

El interior de la furgoneta en la que huyeron a Sevilla estaba llena de sangre

El modus operandi no es nuevo. De hecho, la Guardia Civil ya se ha encontrado con este tipo de actuaciones en la que mafias del narcotráfico rivales se roban unas a otros la mercancía.

En esta ocasión, uno de los detenidos es marroquí y el resto portugueses. Todos se encuentran en los calabozos de la Comandancia de Cádiz.

Para la detención de estas personas resultó clave la actuación de un guardia civil de la Comandancia de Cádiz, quien a pesar de no estar de servicio, no dudó en iniciar una peligrosa persecución por la autopista en dirección a Sevilla, alertando en todo momento a sus compañeros de los movimientos que realizaban tanto la furgoneta donde habían introducido a los tres hombres que recibieron la paliza como un turismo de matrícula extranjera.

Los costa noroeste, sobre todo Sanlúcar, se ha convertido en lugar habitual para realizar vuelcos, en las que los clanes intentan arrebatarse la droga, a veces incluso disfrazados como agentes de los cuerpos de seguridad del Estado. Es la ley del más fuerte, y en esta ocasión se ha impuesto con una crudeza absoluta.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios