Provincia de Cádiz

Alestis vuelve a temblar

  • La dirección de la empresa anuncia un ajuste de plantilla en su factoría de San Pablo, en Sevilla

  • Los trabajadores de Cádiz, en alerta aunque los sindicatos no ven peligro

Imagen de archivo de las instalaciones donde los operarios de Alestis en la Bahía cuelgan sus batas de trabajo. Imagen de archivo de las instalaciones donde los operarios de Alestis en la Bahía cuelgan sus batas de trabajo.

Imagen de archivo de las instalaciones donde los operarios de Alestis en la Bahía cuelgan sus batas de trabajo. / FITO CARRETO

Las plantillas de Alestis en la Bahía de Cádiz, en sus dos factorías de Puerto Real y El Puerto, se levantaban ayer con el susto en el cuerpo, con el nerviosismo lógico de saber que el día antes -por el lunes-, el máximo responsable de la empresa, su CEO, Javier Díaz Gil, había anunciado en un comunicado interno a todos los trabajadores que es necesario acometer un ajuste de plantilla en la factoría sevillana de San Pablo.

De momento, las fuentes consultadas por este periódico aseguran que el recorte que se lleve a cabo sólo afectará a San Pablo (la antigua Sacesa) porque es allí donde más se ha notado la caída de producción en determinados paquetes de trabajo y que, por tanto, no salpicará a Cádiz. Fuentes de CCOO en la provincia también aseguraron ayer a este periódico que, más allá del nerviosismo y la lógica intranquilidad de la plantilla, tanto los paquetes de trabajo como el futuro de las dos factorías está asegurados. Incluso, indicaron que aquellos empleados que en los últimos años han sido desplazados a la capital hispalense a desarrollar su trabajo (por necesidades de la producción) no se verán afectados por ese ajuste, ya que su puesto radica en Cádiz y no en la factoría de San Pablo.

El hecho es que el comunicado de Díaz Gil ha cogido por sorpresa a todos. En Sevilla, porque los ritmos de producción se iban acompasando a la demanda. Y en Cádiz, porque la compañía llegaba a un proceso concursal después de que en ambas plantas se sufrieran de forma consecutiva un ERE y un ERTE.

La compañía comunicó este lunes por carta a sus trabajadores que llevará a cabo "un ajuste de plantilla" en este centro a causa de la "significativa pérdida de carga de trabajo" que está experimentando en los últimos tiempos y de la dificultad para captar nuevos paquetes en el mercado por su "baja competitividad en costes", algo que atribuye a los altos salarios que perciben estos profesionales.

El proveedor aeroespacial andaluz de primer nivel (tier one) hace balance en la misiva de los hitos y cifras de 2016 y, pese a reconocer "mejoras" en muchos parámetros, subraya que aún están "lejos de los estándares del negocio" y que los "retos continuarán" en 2017 y en adelante. En el terreno laboral, esta advertencia se traduce en que se mantendrá "estable el nivel de empleo en la mayoría de los centros de trabajo", con la "única excepción de la factoría de San Pablo". ¿Por qué? El CEO de Alestis, Francisco Javier Díaz Gil, asegura en la carta que la planta se encuentra afectada por un "conjunto de circunstancias específicas" que obligan a tomar esta decisión.

El motivo principal es una "pérdida significativa de carga de trabajo" a raíz de la transferencia de paquetes a la compañía HMC (China) -concretamente paneles de la belly fairing o panza del avión de pasajeros A350, ahora se hacen en China 30 aviones anuales y 90 en Sevilla-, la bajada de la producción del superjumbo A380, la pérdida de contratos del Boeing B777 (alerones y flaperones), y la bajada de la cadencia de producción del avión militar A400M. A esto se suma que no se han conseguido nuevos contratos, "pese a la intensa acción comercial", por tratarse de ofertas "con un excesivo precio", lo que lastra la competitividad en costes de San Pablo, según la firma. La dirección de la empresa cree, por tanto, "muy poco probable" que, en esta tesitura, pueda tener éxito en la contratación de nuevas piezas en el futuro.

En la factoría sevillana trabajan actualmente 262 profesionales y, fuentes próximas a la firma, apuntan a que la intención sería acometer un ajuste de hasta 80 personas en los próximos cuatro años. No obstante, el grupo deja claro que el plan se concretará con los representantes de los trabajadores "de forma constructiva y responsable, manteniendo unas buenas prácticas de diálogo social".

Precisamente éstos recibieron la noticia como un jarro de agua fría. "Nosotros hemos levantado esto, lo que hoy es Alestis se construyó sobre la base de Sacesa; ahora no podemos sobrar", indicaron fuentes de la plantilla a este periódico. "Somos los trabajadores con más antigüedad del grupo y los que tenemos las nóminas más altas, por eso quieren meter las tijeras aquí", explicaron. Pero aseguraron que existen muchas alternativas antes que suprimir empleos. Entre ellas, mencionaron su traslado a otras plantas con más carga de trabajo, la aplicación de un ERE temporal, o el compromiso de aumentar la producción. "Sería paradójico que después de haber formado aquí a muchos de los compañeros que hoy trabajan en las plantas de Alestis en Cádiz o Brasil, nosotros nos fuéramos a la calle", añadieron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios