El despido de los militares mayores de 45 años, a debate Vox presenta una ley contra la precariedad de tropa y marinería

  • La iniciativa que se debatirá en el Congreso plantea que se establezca un régimen profesional único para los militares

  • "La nación no puede abandonar a quienes la han servido con lealtad", subraya el diputado por Cádiz Agustín Rosety 

Agustín Rosety, a la derecha, en una comisión parlamentaria en el Congreso de los Diputados. Agustín Rosety, a la derecha, en una comisión parlamentaria en el Congreso de los Diputados.

Agustín Rosety, a la derecha, en una comisión parlamentaria en el Congreso de los Diputados. / EFE/Mariscal

El grupo parlamentario de Vox en el Congreso de los Diputados ha presentado una Proposición de Ley para "acabar con la precariedad de los soldados y marineros que cumplen 45 años y se encuentran sin salidas profesionales". "España no puede abandonar a quienes le han servido con lealtad", recalca el diputado gaditano de Vox Agustín Rosety, uno de los ponentes de este proyecto de ley que fundamentalmente plantea la necesidad de establecer un régimen común para las categorías de oficiales, suboficiales y tropa y marinería, con el criterio de que la relación de servicios de todos los militares profesionales sea esencialmente la misma y esté regulada por una misma ley.

Rosety es de la opinión de que hay numerosos puestos en las Fuerzas Armadas que pueden ser cubiertos por militares con edades superiores a los 45 años y considera que el verdadero problema radica "en la falta de financiación tras años de recortes en el Ministerio de Defensa y la limitación de los gastos de inversión".

En líneas generales la proposición de ley que Vox ha llevado ya al Congreso para su debate plantea que se establezca un compromiso temporal de tres años para los soldados y marineros de nuevo ingreso, un periodo en el que deberán obtener un título de Técnico de Grado Medio, además de una declaración de aptitud. Con todo ello, los militares de tropa y marinería podrían optar por una relación de servicios permanente idéntica a la de los cuadros de mando. Y quienes no cumplan con las condiciones establecidas, podrán ampliar su compromiso temporal hasta un máximo de otros tres años, durante el transcurso de los cuales podrán acceder a la condición de permanentes o causar baja al término de las ampliaciones concedidas.

Por otro lado, Vox plantea que la trayectoria o carrera de estos soldados y marineros se divida en tres etapas, cada una de unos 12 años. En la primera (entre edades promedio de 20 a 32 años) este colectivo profesional cubrirá puestos básicos operativos, preferentemente en unidades de la Fuerza. En la segunda (32 a 44 años), previa la formación complementaria adecuada, desempeñarán destinos en unidades como mandos elementales o especialistas. Y en la tercera (44 a 56 años) pasarán a destinos preferentemente administrativos en servicios, bases y acuartelamientos.

De hecho, Vox ya ha instado al Ministerio de Defensa a realizar un estudio de plantillas para conocer los puestos que son adecuados para militares de tropa y marinería de 45 o más años, y reservarlos a éstos. 

Del mismo modo, Vox dispone que, al cumplir 56 años, los militares de tropa y marinería pasen a la situación de reserva. En esta situación, al igual que los cuadros de mando reservistas, podrían o no, tener destino. "En general, debe considerarse la posibilidad de que sus capacidades profesionales sean aprovechadas en puestos propios de funcionarios o empleados fijos del Ministerio de Defensa o en otros ramos de las Administraciones Públicas", recalca Vox en su defensa de esta proposición de ley.

Este partido político, que tiene dos diputados por Cádiz en el Congreso, recuerda que la Ley 8/2006, de 24 de abril, de Tropa y Marinería reguló una relación de servicios de larga duración para la tropa y marinería que se prolongaba, de manera temporal, hasta los 45 años. Una modificación que, aclara Vox, en teoría se realizaba para ofrecer a los veteranos un amplio abanico de alternativas profesionales pasando por la reserva de plazas en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y el acceso al empleo público de carácter civil.

"Es más, hasta la propia ley señala que 'sólo en última instancia' al cumplir la edad límite el soldado o marinero tendría que 'causar baja forzosa' continuando su vinculación a las Fuerzas Armadas como reservista con derecho a percibir una ayuda económica compatible con una retribución privada", añade Vox.

Pues bien, este partido entiende que esa excepcionalidad de la norma "se ha convertido en una realidad absoluta en las Fuerzas Armadas" ya que "estas medidas no han servido para que muchos soldados y marineros se encuentren, en un momento tan avanzado de su vida activa, sin una salida profesional". "Estas disposiciones legales no han tenido cumplimiento pleno o no han producido el efecto que se esperaba y el alcance del problema es creciente", recalca Vox.

A juicio del diputado Agustín Rosety "la lealtad de los veteranos, su experiencia y preparación podrían y deberían ser aprovechadas en puestos de trabajo de las distintas Administraciones, en particular como empleados civiles de la Administración de Defensa". "No pueden quedar sujetos de por vida a una precariedad. La nación no puede abandonar a quienes la han servido con lealtad", añade.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios