Industria Oetiker: el gigante discreto con fábrica en El Puerto de Santa María

  • La multinacional suiza emplea en El Puerto a 120 personas en su única planta en España, donde fabrica abrazaderas para el sector del automóvil

Instalaciones de Oetiker en El Puerto de Santa María. Instalaciones de Oetiker en El Puerto de Santa María.

Instalaciones de Oetiker en El Puerto de Santa María. / Andrés Mora

“Ninguna persona en el mundo está a más de 50 metros de un producto fabricado por Oetiker”. Son palabras del presidente de la empresa estadounidense Jifty-Tite, la última compañía adquirida por Oetiker, una multinacional suiza con casi 80 años de trayectoria que apenas es conocida fuera del sector industrial. Fue fundada en 1942 por Hans Oetiker, que patentó la primera abrazadera con oreja del mundo. Su invento se convirtió en una pieza indispensable para la industria del automóvil.

Hoy en día sigue siendo una empresa familiar y fabrica cada año 2.000 millones de abrazaderas que se montan prácticamente en todos los coches que se ensamblan en el mundo. Los productos de Oetiker también tienen múltiples aplicaciones tanto electrodomésticos como frigoríficos, lavadoras o cafeteras de cápsulas, desde mascarillas de gas hasta por la industria médica o la agricultura.

El grupo Oetiker factura unos 500 millones de euros anuales y tiene 14 fábricas repartidas por cuatro continentes. España, el segundo fabricante de automóviles de Europa y noveno del mundo, no podía faltar en el listado. El lugar elegido por la multinacional suiza fue El Puerto de Santa María, localidad en la que instaló a mediados de la década de los 80 su único centro productivo en la Península Ibérica, que le reporta actualmente una facturación 25 millones de euros anuales.

“La Bahía de Cádiz era en los 80 un polo importante de la industria del automóvil, con la presencia de Visteon o Delphi, aunque lamentablemente, nosotros somos casi los únicos que quedamos”, explica el responsable de la planta, José Fernando Plaza. La primera fábrica de Oetiker se construyó en el Polígono El Palmar, aunque en 1998 se trasladó a las instalaciones actuales en el Polígono Las Salinas, donde ocupa una parcela 13.000 metros cuadrados de superficie.

Hasta 900 referencias

La factoría portuense, que emplea en estos momentos a unos 120 trabajadores, se ha especializado en la fabricación de abrazaderas o anillos de compresión para la industria del automóvil. “Contamos con hasta 900 referencias distintas”, señala José Fernando Plaza.

Cada una de ellas tiene unas especificaciones concretas, tanto de dimensiones como de materiales, por lo que el uso de herramientas informáticas es clave para mantener el orden y evitar errores. Se emplean en diferentes partes del coche para mantener la estanqueidad en componentes como los manguitos de refrigeración, o los guardapolvos de la transmisión. “En cualquier lugar donde haya una conexión”, apunta el directivo.

El responsable de la planta, José Fernando Plaza, sostiene una abrazadera producida en El Puerto. El responsable de la planta, José Fernando Plaza, sostiene una abrazadera producida en El Puerto.

El responsable de la planta, José Fernando Plaza, sostiene una abrazadera producida en El Puerto. / Andrés Mora

La situación periférica de la planta de El Puerto le ha obligado a un esfuerzo extra en materia de logística para mantener la competitividad. Desde El Puerto se exportan piezas por carretera prácticamente todo Europa y por vía marítima desde Algeciras a América del Sur. Entre sus clientes destacan el grupo PSA –Peugeot, Citroën, Opel y recientemente Fiat Chrysler– o Volkswagen. También sirve a proveedores de primer nivel de la industria como GKN, una de las más importantes del sector automotriz.

La importante carga de trabajo que mantiene en estos momentos ha permitido a la factoría mantener tres turnos de lunes a viernes. “Uno de nuestros valores es que tenemos una plantilla cualificada y muy implicada, con un absentimo por debajo del 2%”, agrega el directivo. En el área de producción, predominan los trabajadores procedentes de Formación Profesional, “fundamentalmente de orientación mecánica”.

En cuanto al área de administración, se dividen en dos perfiles principales: por un lado ingeniería y por otro, dirección de empresas con orientación comercial. Eso sí, todos tienen un requerimiento imprescindible en una multinacional: “En administración no entra nadie que no hable inglés”, señala José Fernando Plaza.

Maquinaria de la planta de Oetiker en El Puerto. Maquinaria de la planta de Oetiker en El Puerto.

Maquinaria de la planta de Oetiker en El Puerto. / Andrés Mora

La planta de El Puerto se ha ganado dentro del grupo cierta reputación "de organización y efectividad”. No sólo fue la primera del grupo en la que se implantó el programa de gestión SAP, sino que algunos de sus trabajadores tienen responsabilidades corporativas sobre el resto de factorías de Oetiker.

“En El Puerto tenemos al responsable de infraestructuras informáticas o al de compras de materia prima para todo el grupo”, explica José Fernando Plaza. Él mismo es el responsable global de sistemas de análisis de recursos humanos.

En ese sentido, la formación es una de sus prioridades. Oetiker cuenta con la colaboración con la Federación de Empresarios del Metal de Cádiz (Femca), para el cumplimiento de los requerimientos a nivel nacional en materia de prevención de riesgos laborales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios