Futuro de la industria naval Navantia ha presentado este año 75 ofertas para más contratos en la Bahía

  • La empresa aspira a nuevos buques para Arabia Saudí, patrulleras para Marruecos y dos subestaciones de un parque eólico de Iberdrola

Astillero de Navantia en Puerto Real.

Astillero de Navantia en Puerto Real. / Jesús Marín

Navantia ha presentado en lo que va de año 75 ofertas para ampliar su cartera de contratos y lograr carga de trabajo para la Bahía de Cádiz. El grueso de la labor comercial se orienta hacia el sector militar internacional, con 55 licitaciones, y el resto al negocio civil y eólico, donde aspira a afianzar su presencia, según un informe interno al que ha tenido acceso este periódico.

Arabia Saudí es precisamente uno de los países donde “se trabaja intensamente para consolidar las oportunidades” abiertas a raíz de la adjudicación de las cinco corbetas al astillero de San Fernando. La empresa española opta a la construcción de dos buques anfibios de 13.000 toneladas y ocho lanchas de desembarco. “En el caso de los buques anfibios, stos contratos supondrán más de ocho millones de horas de trabajo para los astilleros de la Bahía”, indica el informe.

Además, Navantia ha presentado oferta para la construcción un grupo de fragatas ligeras y la modernización de las tres fragatas Sawari II de la marina saudí, construidas en Francia hace veinte años. En este caso, Navantia Sistemas, con sede en San Fernando, se encargaría de la integración del sistema de combate.

Otra de las oportunidades de negocio relacionadas con la Bahía de Cádiz es el concurso de Reino Unido para la construcción de dos buques logísticos, cuya licitación se espera en breve. “Este contrato se ejecutará desde el astillero de Puerto Real. Navantia ya está trabajando intensamente en esta oportunidad” , indica el informe.

La empresa española también ha presentado a Marruecos una oferta para la construcción de tres patrulleros, que según la compañía, “se construirían en los astilleros de la Bahía de Cádiz”. “Este contrato supondrá más de dos millones de horas de trabajo para los astilleros de la Bahía”, asegura Navantia.

Asimismo, la empresa pública española opta a la adjudicación de ocho fragatas ligeras por parte de la marina griega basadas “en los diseños desarrollados para la Marina Real saudí”.

Intensa actividad comercial en el sector eólico

En cuanto a los programas eólicos, “Navantia está muy activa en la acción comercial sin que se pueda desvelar ninguna oportunidad en concreto”. “En lo relativo a oportunidades comerciales para la Bahía de Cádiz, se está trabajando en el mercado de fabricación de subestaciones para clientes europeos de primer nivel, en ofertas para la fabricación de cimentaciones de eólica flotante, y en más oportunidades que no podemos desvelar”, señala el informe.

Según ha podido saber este periódico, Navantia ha presentado una oferta a Iberdrola para la construcción de dos subestaciones destinadas al complejo eólico marino East Anglia Hub, un macroproyecto en el que la compañía eléctrica prevé invertir más de 7.600 millones de euros y cuya construcción arrancará en 2022 en aguas de Reino Unido. La resolución de este concurso está prevista para la segunda mitad de 2021.

La oferta de Navantia se fundamenta en su experiencia previa con las dos subestaciones fabricadas en Puerto Real para Iberdrola y que ya están en funcionamiento en los parques eólicos de East Anglia One (mar del Norte) y Wikinger (mar Báltico).

“Navantia ha sabido posicionarse en este mercado gracias al cumplimiento de los estándares de calidad y al cumplimiento de los plazos, elemento clave en este sector. En los próximos meses se espera incrementar nuestra carga de trabajo y ser el suministrador de referencia en este sector”, recoge el informe.

Contratos del Ministerio de Defensa

Además del negocio militar internacional y el sector eólico, Navantia cuenta con una tercera fuente de contratos a través de las fuerzas armadas españolas. En lo que se refiere a construcción naval, la principal novedad es la construcción del Buque de Acción Marítima de Intervención Subacuática (BAM-IS), que se ejecutará en el astillero de Puerto Real y que repercutirá también en San Fernando a través de Navantia Sistemas.

El Ministerio de Hacienda anunció a finales de julio que había autorizado el gasto para la realización de este buque, que supondrá una inversión de 167 millones, con un impacto de un millón de horas y 1.115 empleos entre directos e indirectos al año. “Navantia está trabajando intensamente para que el contrato pueda firmarse en 2020”, indica la compañía.

El Plan Estratégico de Navantia también asigna al astillero de Puerto Real la construcción de un ferri para transporte de tropas. “Desde Navantia se ha presentado una propuesta de buque a la Armada Española. Se espera que el contrato pueda firmarse en 2021”, indica la empresa dependiente de la SEPI, que calcula que supondrá un millón de horas de trabajo que ocuparán a un millar de personas, entre empleos directos e indirectos.

El astillero de Puerto Real también sería uno de los beneficiados de la adhesión de Navantia al programa European Patrol Corvette (EPC), en el que también participan empresas navales francesas e italianas. Los tres países han unido fuerzas para desarrollar un diseño común destinado tanto a sus marinas como a la exportación a terceros países.

“En el caso de España, las corbetas para la Armada Española y los potenciales contratos internacionales se realizarán en los astilleros de la Bahía de Cádiz”, apunta Navantia, que señala que su objetivo “es que se inicie la construcción de las primeras unidades en 2023”. Según la compañía, cada corbeta supondrá una carga de trabajo de más de un millón de horas por buque, con un impacto de 1.200 empleos directos e indirectos al año, repercutiendo también en Navantia Sistemas.

Obras confirmadas

A estas oportunidades de negocio se suman dos obras que ya están confirmadas. Por un lado, la naviera Carnival pretende retomar en el mes de octubre la remodelación de su buque Carnival Victory en el astillero de Puerto Real, una obra en la que prevé invertir 170 millones de euros y que fue aplazada el pasado mes de marzo con el estallido de la pandemia sanitaria.

Además, la factoría puertorrealeña se encargará de la construcción de la nueva puerta del dique cuatro del astillero de Cádiz. Con un peso de 400 toneladas, será fabricada a partir de noviembre de 2020, según los plazos internos de Navantia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios