Provincia de Cádiz

Navantia abraza a su competencia para la futura corbeta europea

  • La empresa española colaborará con Naviris, el gigante surgido de la fusión de Fincantieri y Naval Group, para desarrollar este proyecto

Botadura de la corbeta 'Al Diriyah' para Arabia Saudí. Botadura de la corbeta 'Al Diriyah' para Arabia Saudí.

Botadura de la corbeta 'Al Diriyah' para Arabia Saudí. / Navantia

La unión hace la fuerza, aunque sea con tu competencia más cercana. Éste es el espíritu de la alianza forjada por Navantia y Naviris, el conglomerado surgido de la fusión del astillero italiano Fincantieri y el francés Naval Group, y que constituye uno de los mayores rivales de la empresa española en el disputado mercado internacional del sector naval. El objetivo de esta unión es colaborar en el diseño de la futura corbeta europea, un buque multitarea que se espera tener terminado en 2027 enmarcado dentro del proyecto europeo de cooperación de Defensa (Pesco).

Navantia y Naviris han plasmado su alianza en un memorando de entendimiento en el que recogen su intención de colaborar en el desarrollo industrial de la corbeta. Cuatro países colaboran en este proyecto , conocido como EPC por sus siglas en inglés. Concretamente, se tratan de España, Francia, Grecia e Italia, que ejerce de coordinador.

El objetivo es diseñar y desarrollar un prototipo de un nuevo tipo de buque militar que pueda llevar a cabo, desde un enfoque modular y flexible, un gran número de cometidos y misiones. Según Navantia, el EPC constituye “el proyecto de colaboración más ambicioso dentro del ámbito naval de defensa europeo” y supone consolidar a la empresa española “en la vanguardia tecnológica”, al tiempo que “abre oportunidades de exportación y de impulso del tejido industrial”.

La corbeta europea será una plataforma “inteligente, innovadora, sostenible, interoperable y flexible”, enfocada en misiones de vigilancia marítima, de superioridad en la mar y proyección de la fuerza, particularmente en el contexto de operaciones en tiempos de paz como la lucha contra la piratería y el contrabando.

También servirá para misiones de asistencia humanitaria, de control migratorio y de garantía de la libertad de navegación. Tendrá unas dimensiones aproximadas de 100 metros de eslora y 3.000 toneladas de desplazamiento y podría sustituir, a partir de 2027, varios tipos de buques, desde patrulleros hasta fragatas ligeras.

Los requisitos de diseño de estos buques serán definidos por las marinas participantes en el proyecto durante este año 2021, según detalla la empresa naval española, que destaca el alto componente de I+D del proyecto, que podría recibir financiación europea. Cuenta por el momento con cuatro países europeos, aunque el objetivo es involucrar a más socios dentro del bloque comunitario, de tal forma que se consiga una mayor cooperación industrial de las principales empresas europeas de defensa.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios