Provincia de Cádiz

Cuádruple tragedia en Alcalá de los Gazules

  • Tres cazadores muertos y uno herido por un tiro fortuito en tres accidentes· El primero fallece de infarto y dos hermanos de Algeciras se ahogan en el embalse de Barbate

Comentarios 1

Las probabilidades seguramente eran minúsculas entre miles de millones, trillones tal vez, pero ha ocurrido. Todos los hados del destino, y alguno más, se han conjurado fatalmente este fin de semana en el corazón del Parque de los Alcornocales para desencadenar cuatro tragedias en cascada. La coqueta localidad de Alcalá de los Gazules ha vivido las 48 horas más funestas que se recuerdan con uno de sus reclamos turísticos por excelencia, la caza, como protagonista.

Tres cazadores gaditanos han perdido la vida y un cuarto ha resultado herido grave en tres accidentes acaecidos entre el sábado y el domingo. El primero de los siniestros con fatal desenlace tuvo lugar la mañana del sábado, cuando un vecino de Sanlúcar que estaba cazando en una finca moría, al parecer al sufrir un infarto, mientras estaba en un puesto de ojeo de perdiz.

Los otros dos accidentes trágicos, que se saldaron con dos cazadores muertos y otro herido, todos vecinos de Algeciras, tuvieron lugar el domingo. En el que se conoció primero, un cazador resultó herido de gravedad al recibir un disparo fortuito de un compañero con el que acababa de tomar parte en una cacería. Cuando los dos ya se disponían a abandonar la finca después de la apacible y fructífera jornada de caza, y se montaron en el coche, al compañero, sentado en la parte trasera, se le disparó accidentalmente la escopeta. El disparo atravesó el asiento alcanzando en la espalda al algecireño. avisado el 112, envió un helicóptero hasta la zona. Lo abrupto del terreno dificultó el aterrizaje del helicóptero, que finalmente lograba evacuar al herido al hospital Virgen del Rocío, a Sevilla. Según fuentes consultadas por este diario, el tiro fortuito interesó parte del pulmón de la víctima, que, pese a su gravedad, permanecía estable al cierre de esta información.

El tercer accidente tuvo lugar en una hora no determinada del domingo, muriendo dos hermanos de Algeciras, Fernando Miguel y Francisco Sánchez Pazos García, de 42 y 39 años. Según todos los indicios, los dos perecieron ahogados en el embalse de Barbate, al que acudieron para cazar patos. La voz de alarma la dio un amigo con el que se desplazaron hasta la finca de los hermanos Gavira, Vega Blanquilla, en término alcalaíno, en un todoterreno para cazar patos, al no regresar a las cinco de la tarde. Sus cuerpos no fueron encontrados hasta ayer al mediodía por efectivos de los Geas (Grupo Especial de Actividades Subacuáticas ) de la Guardia Civil de Sevilla y Algeciras.

La Guardia Civil, por el reconocimiento efectuado en el terreno, los rastros hallados y el testimonio del amigo, baraja que uno de los hermanos cayera desde la embarcación con la que se adentraron al agua, lanzándose el otro al pantano para intentar socorrerlo, explicó a este diario el capitán de la IV Compañía de Vejer, Manuel Ignacio Espinosa.

La tragedia, relató el capitán, pudo desencadenarse así: llegan los tres a las 10 de la mañana en el coche, y aparcan. Bajan la barca del remolque en la que la transportaban, y en ese punto queda el amigo. Los dos hermanos se adentran con la embarcación (de muy poco estabilidad, de dos metros de largo por metro y medio de ancho, casi una bañera de color verde azulado, para camuflarse entre la vegetación de la orilla, y dotada con un pequeño motor eléctrico), en el embalse, bajándose uno en un punto, quedando en la orilla. El otro emprende la vuelta para recoger al amigo, y a los pocos metros cae en el agua, al volcar la barca o sufrir un mareo. El hermano se despoja de la cazadora, en la que llevaba un teléfono móvil, suelta las cananas, la escopeta y se quita las botas, y se lanza al pantano a rescatar al hermano. Ninguno salió.

Al no regresar y no contestar al teléfono, el amigo avisó al 112, que dio parte a la Guardia Civil. Efectivos de este Cuerpo, con Policía Local y Bomberos iniciaron a últimas horas de la tarde del domingo la búsqueda, topándose con la ropa, calzado y escopeta de uno de ellos en la orilla. A las dos de la mañana, ante la falta de visibilidad, suspendieron las tareas de búsqueda, que fueron reanudadas ayer, ya con la participación de los buzos de la Guardia Civil.

El cabo primero de los Geas de Sevilla, Javier Casillas, al cargo del grupo de trabajo, informó a este diario que el primero de los cuerpos fue localizado a las 14,50 horas. El segundo, media hora después. Estaban a unos 40 metros de la orilla, sumergidos a cuatro metros de profundidad y separados entre sí por seis metros.

Sus cuerpos fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal, en Cádiz, para practicarles la autopsia. Mientras, prosiguen las investigaciones para esclarecer un dramáticosuceso en el que la mala suerte y la imprudencia (ninguno llevaba chaleco salvavidas), unido a la extrema frialdad del agua del embalse, se aliaron en contra de los dos hermanos algecireños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios