DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Provincia de Cádiz

Coronavirus Cádiz: Cómo pasear correctamente por la calle

  • Las imágenes de aglomeración de personas en la desescalada invitan a retomar hábitos de educación y protocolo como caminar por la derecha

Paseo de la Barriada de la Paz, en Cádiz, junto a la Bahía, el pasado fin de semana. Paseo de la Barriada de la Paz, en Cádiz, junto a la Bahía, el pasado fin de semana.

Paseo de la Barriada de la Paz, en Cádiz, junto a la Bahía, el pasado fin de semana. / Jesús Marín

El inicio de la desescalada en la crisis del coronavirus, con la entrada en vigor de la Orden Ministerial del pasado 30 de abril y el regreso de la población en general a la calle para dar paseos o para practicar actividades deportivas de forma individual, ha propiciado imágenes de aglomeración de personas que preocupa, y mucho, a las autoridades.

Ya sea por las ansias de volver a salir con cierto grado de libertad, condicionada por franjas horarias en los municipios de más de 5.000 habitantes, o por las limitaciones en cuanto a los espacios al aire libre que se pueden utilizar, entre los que por ahora se excluyen las instalaciones deportivas, el caso es que en algunas ciudades, más en urbes grandes que en medianas o pequeñas localidades, por momentos se respira un ambiente de masificación de gente del todo contraproducente para la lucha contra la propagación de la pandemia.

Instantáneas como las del pasado fin de semana en el Paseo Marítimo de Cádiz, literalmente tomado por una marabunta humana, invitan a reflexionar sobre qué se puede hacer para evitar situaciones que, con absoluta certeza, favorecen el contagio del Covid-19, más si cabe si dadas las circunstancias apenas resulta viable mantener el tan requerido distanciamiento social. Y ni que decir tiene si, para colmo, no se hace uso de la mascarilla ni los guantes.

En este sentido, convendría retomar viejos hábitos, costumbres de educación y protocolo que, en especial a los jóvenes de hoy, puede que les suenen a chino. Así, la obligación de circular por la derecha cuando se viaja en coche, en realidad se trata de una norma extensible a los peatones cuando transitan por la vía pública. Un detalle que se antoja insignificante pero que puede marcar la diferencia entre mantener o no una distancia de seguridad, de aproximadamente dos metros, respecto a  los demás viandantes.

Quienes peinan canas a buen seguro recordarán la cantinela de los abuelos cuando alguien por la calle le había impedido caminar por donde iba, que era por donde debía ir, por su derecha. Una regla de educación, de protocolo, que prácticamente se ha perdido y que no estaría de más recuperar para la causa. Porque, en efecto, si todos y cada uno nos preocupamos de caminar por la calle por nuestra derecha, dejando al que viene de frente por su derecha, nuestra izquierda, el distanciamiento social parece asegurado. Obviamente, como en toda regla se contemplan las excepciones, como personas mayores o con alguna discapacidad o lesión, a las que siempre, siempre habrá que dar prioridad de paso.

Además de retomar las buenas formas, tampoco estaría de más que, en la medida de lo posible, nos cuidáramos de pasear por espacios amplios, aceras anchas... Y todo ello, por supuesto, procurando que no se mezclen quienes deciden practicar deportes individuales, ya sea corriendo, en bicicleta o patines, que deben hacerlo por los espacios más adecuados o habilitados para tal actividad, con quienes simplemente salen a pasear.

En definitiva, una tarea todavía pendiente y quizás algo complicada para muchos pero que pondrá de manifiesto una enorme dosis de sentido común, responsabilidad y solidaridad, imprescindible en los tiempos que vivimos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios