Consecuencias del coronavirus Los promotores de Cádiz se preparan para reactivar las obras

  • El sector insiste en que está muy poco endeudado y sólo se construye lo que se ha vendido

  • Las promociones en marcha se finalizarán aunque los plazos de entrega podrían retrasarse por el parón provocado por el estado de alarma

Una promoción de la empresa Iniciativas Inmobiliarias en Jerez.

Una promoción de la empresa Iniciativas Inmobiliarias en Jerez. / D. C.

La epidemia de coronavirus ha sorprendido a los promotores inmobiliarios de Cádiz con los deberes hechos. A diferencia de la anterior crisis iniciada en 2008, las empresas del sector tienen un bajo nivel de endeudamiento y sólo se está construyendo las promociones ya vendidas y con financiación garantizada, lo que asegura su finalización. Las empresas ya tienen preparados planes para retomar las obras en el momento en el que sea posible, una vez que se levante el estado de alarma. Eso sí, el parón temporal de la actividad económicaprovocará que se dilaten los plazos de entrega de las viviendas en construcción. Otro posible efecto colateral es el aplazamiento de promociones cuyas obras aún no han comenzado por el hecho de que los compradores potenciales pospongan la adquisición hasta que la situación económica remonte.

"El sector de la promoción inmobiliaria gozaba de muy buena salud antes de la aparición del Covid-19", señala Jorge Fernández-Portillo, secretario general de Federación Provincial de Empresarios de la Construcción de Cádiz (FAEC). Las lecciones de la anterior recesión han sido aprendidas, a costa de que la mayor parte de las empresas se quedaran por el caminos. Las que han sobrevivido están muy poco endeudadas y no cuentan con grandes bolsas de suelo, "a diferencia de la crisis de 2008, cuando todas las empresas estaban muy endeudadas con activos poco líquidos como el suelo".

A ello se suma que la oferta de viviendas está ajustada a la demanda, a diferencia de hace una década, cuando se desarrollaban y financiaban promociones sin tener garantizada su comercialización. "La oferta de viviendas de obra nueva es muy pequeña, debido a la baja capacidad productiva que existe en el mercado por falta de mano de obra y escasez de suelo urbano. Se está construyendo sólo lo que se ha vendido y lo que los bancos han podido financiar, ya que en la actualidad el nivel de exigencias es muy alto", señala el secretario de la patronal.

En 2019 se iniciaron un total de 1.850 viviendas libres en la provincia de Cádiz, un 22% más que en 2018. según los datos oficiales del antiguo Ministerio de Fomento, cifras muy lejanas de los años previos al estallido de la burbuja inmobiliaria, cuando ése era el número de pisos que entraban en obra en un solo mes. A modo de ejemplo, entre 2004 y 2008 se empezaron a construir más de 60.000 viviendas libres en Cádiz, mientras que la suma de los últimos cinco años supera a duras penas las 6.000 unidades.

Cádiz es una de las provincias con menor stock de viviendas acumulado sin vender en relación con su parque inmobiliario. Según los últimos datos del Ministerio, correspondientes a 2018, en la provincia existía un remanente de 10.269 viviendas por vender, lo que supone el 1,6% del total. frente al 1,8% de media nacional.

Las entidades financieras han elevado los requisitos para financiar las promociones. "Para conceder financiación a un proyecto, éste tiene que ser viable y esto significa que se haya comercializado, que el promotor haya invertido suficientes recursos propios y el constructor sea solvente", añade Jorge Fernández-Portillo.

Con la venta cerrada y la financiación garantizada, el sector confía en que las obras se puedan reactivar de forma inmediata en cuanto pase la crisis sanitaria. "El único riesgo puede ser el plazo de entrega, que algún proyecto se pueda retrasar el tiempo que dure el estado de alarma", resalta el directivo de la patronal provincial de la construcción. 

Las promociones que aún no están en obras sí que sufrirán más retrasos ante la previsible caída de operaciones por la crisis económica que se avecina. "Durante 2020 es probable que los periodos de comercialización se alarguen porque un porcentaje de la demanda va a posponer su decisión de compra hasta que se recupere la confianza y el empleo, y tardarán un poco más en arrancar las obras, porque sin venta no hay financiación", explica Jorge Fernández-Portillo.

Preparativos en Jove

Una de las empresas que ya ha programado el reinicio de su actividad es Iniciativas Inmobiliarias, que cuenta con varias promociones en construcción como El Altillo Homes y Residencial Plaza Norte en Jerez, Terrazas de Camposoto en San Fernando o Costa Luz Residencial en Chipiona. "Ya tenemos planificada la reactivación de las obras, será de forma gradual para poder ir volviendo a la normalidad", señala Fernando García Romero, consejero delegado de la empresa y socio director de Jove Consulting.

La falta de suministros y de material de seguridad, especialmente Equipos de Protección Individual (EPI), fue determinante para suspender la construcción. "Fue la decisión más prudente. No había posibilidad de conseguir los EPI necesarios para los trabajadores, si ya había escasez para los sanitarios", explica el ejecutivo.

El objetivo es recuperar el mismo ritmo que existía antes de la declaración del estado de alarma. "Para que esto ocurra, es muy importante que este sector cuente con el apoyo de las administraciones y que todas las ayudas lleguen de forma rápida", resalta Fernando García Romero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios