Sucesos | Pedófilos

Abusos que marcan de por vida a los niños

Un agente de la Guardia Civil rastreando contenidos pedófilos en su ordenador.

Un agente de la Guardia Civil rastreando contenidos pedófilos en su ordenador. / Julio González

Un niño agredido sexualmente por un adulto queda marcado de por vida. Los psicólogos advierten que hay que trabajar mucho para que sea capaz de asumir lo que ha ocurrido y afrontar ese trauma latente. Según la Asociación para la prevención de los Abusos Sexuales en la Infancia (Aspasi), entre las consecuencias de estos abusos a largo plazo se encuentran una baja autoestima, miedos, sentimiento de suciedad, vergüenza, culpabilidad, hipersexualización o temor al sexo, anorexia, depresión, psicosis, dificultades para relacionarse, dependencia, drogadicción, autolesiones, o tentativa de suicidio. Los psicólogos advierten que, a veces, el niño agredido decide olvidar esos abusos, pero antes o después ese trauma termina aflorando las consecuencias son gravísimas. El consumo de alcohol y drogas es a veces una forma de luchar contra ese trauma ignorado durante años. Otro de los efectos de los abusos tiene que ver con la propia sexualidad. En el caso de las mujeres, su sexualidad pasa o por mantener conductas de riesgo o, al contrario, huir de ellas. Los hombres, por su parte, presentan problemas de identidad sexual, falta de satisfacción o alteraciones de la motivación sexual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios