PRUEBA

BMW X5 30d xDrive: destaca por su confort, dinamismo y tecnología

  • Es uno de los SUV más completos que existen, tanto en asfalto como en campo. Duro rival del Q7, XC90 y GLE.

BMW X5 30d xDrive. BMW X5 30d xDrive.

BMW X5 30d xDrive.

Hoy probamos el nuevo BMW X5, la cuarta generación de este SUV de gran tamaño que inauguró la gama X de BMW en 1999. Los X para BMW han sido todo un éxito, con cerca de 6 millones de unidades vendidas en todo el mundo.

Rival del Audi Q7, Land Rover Range Rover Sport, Mercedes GLS o Volvo XC90, el nuevo BMW X5 destaca por su gran tamaño y poderosa imagen. Conviene tener en cuenta que estamos ante un coche que se acerca peligrosamente a los 5 metros (su longitud es de 4,92 metros), lo que significa que puede resultar incómodo en grandes ciudades con calles o plazas de aparcamiento angostas.

Por el contrario, una vez dentro esta cualidad se transforma es una gran habitabilidad. Las plazas traseras ofrecen un gran espacio y la capacidad de carga aumenta hasta los 650 litros. Asimismo, de forma opcional se puede contar con dos plazas adicionales en una tercera fila.

BMW X5 30d xDrive. BMW X5 30d xDrive.

BMW X5 30d xDrive.

Continuando con el interior comprobamos que los acabados son de primera calidad, tanto por los materiales empleados como por los ajustes de los mismos. Y lo mismo ocurre con la gran pantalla de 12,3 pulgadas, con un excelente nivel de definición y que responde al tacto, a los gestos o incluso con el mando circular iDrive.

A favor

Es sorprendente cómo ha conseguido BMW que un coche de casi cinco metros, 2,2 toneladas de peso y 1,75 metros de alto pueda tener un comportamiento dinámico. Buena culpa de ello la tiene la suspensión neumática, un equipamiento que tiene un sobreprecio de 2.000 euros, pero que mejora el comportamiento del X5.

También nos ha convencido el funcionamiento del motor. Este propulsor permite mover con agilidad al X5, con una sonoridad reducida y agradable y un consumo que ronda los 8 litros.

BMW X5 30d xDrive. BMW X5 30d xDrive.

BMW X5 30d xDrive.

Otro aspecto destacable del nuevo X5 es la gran cantidad de tecnología que incorpora. En este sentido sorprenden los asistentes de conducción, que destacan por su precisión y permiten viajes largos muy confortables, gracias al guidado de la dirección y el control de velocidad adaptativo. Y si nos queremos salir del asfalto el X5 cuenta con 21,4 centímetros de altura libre al suelo. Además, existe un paquete off-road y diferentes modos de conducción 4x4.

En Contra

Pocas pegas se le pueden poner a este X5. Entre los aspectos más destacables podemos señalar el elevado precio, la gran cantidad de elementos opciones que existen y, quizás, que –a pesar de su elevada tecnología– el vehículo no es compatible con Android Auto.

BMW X5 30d xDrive. BMW X5 30d xDrive.

BMW X5 30d xDrive.

Conclusión

Es un coche grande y no sólo por su tamaño. Destaca especialmente por sus acabados, por su habitabilidad, por su mecánica que sigue marcando la referencia por sus buenas prestaciones. Y todo ello con un consumo de combustible razonable. También cuenta con un buen comportamiento fuera del asfalto. Entre los aspectos a mejorar, el primero de ellos es el precio. 75.000 euros es una cantidad muy elevada, sobre todo si después hay que sumar otros tantos miles de euros en equipamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios