Automoción

La asamblea de los trabajadores ratifica el acuerdo con Nissan

  • La puesta en marcha de un plan de reindustrialización, 60 días por año trabajado para quienes causen baja y la asignación de condiciones especiales para los afectados de mayor edad, entre las medidas estrella del acuerdo por el cierre de las plantas de Nissan en Cataluña.

La asamblea de los trabajadores ratifica el acuerdo con Nissan La asamblea de los trabajadores ratifica el acuerdo con Nissan

La asamblea de los trabajadores ratifica el acuerdo con Nissan

El pasado 28 de marzo, Nissan hizo oficial la noticia de cerrar las fábricas de Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca, con el consiguiente despido de 2.525 trabajadores. Desde entonces, sindicatos y empresa negociaban las condiciones del cierre y las indemnizaciones de la plantilla.

Los representantes de ambas partes llegaron a un principio de acuerdo el pasado 5 de agosto, tras 36 horas de reunión con la mediación del departamento de Trabajo de la Generalitat, que fue sometido a consideración de los trabajadores de Nissan al día siguiente.

Estos, con muy pocos votos en contra y a mano alzada, lo ratificaron en una asamblea realizada frente a la planta de Montcada i Reixac (Barcelona).

Indemnizaciones por 400 millones

En virtud del mismo, los trabajadores disfrutarían de condiciones muy ventajosas más allá de que Nissan retrasará el cese de la producción a 31 de diciembre de 2021, cuando inicialmente estaba previsto para diciembre de este año. Hasta final de 2021 no se producirá ningún despido, aunque sí podrá haber bajas incentivadas de carácter voluntario.

Por su parte, los trabajadores se comprometerían a reiniciar la producción a finales de agosto, tras la parada técnica de verano, en los tres centros afectados.

La indemnización para quienes causen baja será, para los menores de 50 años, de 60 días por año trabajado sin tope de mensualidades; en tanto que si van a una nueva empresa -se están buscando opciones que se establezcan en los terrenos de las plantas de Nissan entre fabricantes de baterías para coches eléctricos o de automóviles, en cuyo caso también tendrían prioridad para entrar a formar parte de las nueva plantillas los trabajadores despedidos- recibirían 50 días por año trabajado y un lineal de 750 euros por año de antigüedad, también sin tope.

Por otro lado, los trabajadores de entre 51 y 55 años, el colectivo más vulnerable a la hora de la recolocación y lejos de la jubilación en el momento del cierre de las plantas, tendrán condiciones especiales: los nacidos antes del 31 de diciembre de 1966 mantendrá un 90 por ciento del salario neto hasta los 62 años, con la protección del convenio especial de la seguridad social hasta los 63.

Para los nacidos en 1967 la compensación será del 85 por ciento hasta los 61 años; para los de 1968, del 80 por ciento hasta la misma edad y para los del 1969, de un 75 por ciento. Se garantiza, en todos los casos, el pago del convenio especial de la Seguridad Social.

También se ha creado una Comisión paritaria de trabajo para la Reindustrialización de la que forman parte Nissan, los representantes de los trabajadores y las administraciones para el desarrollo de un plan de reindustrialización de los tres centros: Zona Franca, Montcada y Reixac y Sant Andreu de la Barca.

“Así, no solo se salvan los 2.525 puestos durante este año y medio, sino que se da a todo el mundo una continuidad laboral”, ha afirmado Raúl Montoya, secretario de Acción Sindical de la Federación de Industria de USO, sindicato mayoritario en Nissan. 

Por su parte, el responsable por parte de la marca en la negociación, Frank Torres, ha celebrado las posibilidades de reindustrialización que abre el acuerdo y, en el caso que estas no prosperen, unas “condiciones de salida muy por encima de las máximas establecidas por la ley”.

El cierre de las factorías acabará con la historia productiva de la marca en Barcelona, sucesora de la planta abierta en Cádiz de la mano de Ford y que se trasladó en la década de 1960 a la capital catalana.

Por otro lado, el cierre de las tres plantas catalanas no supone el fin de la producción de Nissan en España, puesto que se mantienen las plantas de Ávila y Cantabria. En ellas trabajan el restante 20 por ciento de la plantilla. Además, la distribuidora seguirá tanto comercializando los vehículos de Nissan en España como ocupándose de la postventa

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios