Se abre en canal

Los problemas que tuvo Fernando Tejero para ocultar su orientación sexual

Fernando Tejero ha relatado todos los problemas que tuvo que sortear cuando cambió su Córdoba natal por Madrid.

Fernando Tejero ha relatado todos los problemas que tuvo que sortear cuando cambió su Córdoba natal por Madrid. / GTRES

Fernando Tejero ha hecho un ejercicio de memoria en el programa Transmite la SER en el que ha repasado sus primeros años en Madrid, así como aspectos de su vida personal y de su carrera en el mundo de la interpretación. El actor cordobés ha reconocido que cuando llegó a la capital para estudiar en la Escuela de Interpretación Cristina Rota todavía no había salido del armario.

“Cuando vine a Madrid todavía venía dentro del armario, precintado y todo. Por aquel entonces ya había tenido novias, pobrecitas, Equivocadas Rodríguez. Llegué a Madrid casi virgen y diciendo que era heterosexual. En la escuela de arte dramático me solté la coleta en segundo curso y dije ancha es Castilla, empecé a follar como un conejo”, ha confesado.  

En sus comienzos tuvo que forzar la voz para hacerla más grave y esconder su pluma. “A base de forzar la voz, practicando y actuando mucho, me quite la pluma. Yo tartamudeaba, de vez en cuando todavía me pasa. Lo hacía por no poderme expresar tal cual era”, ha contado sobre la forma en la que disimulaba su orientación sexual.

Fernando Tejero ha hablado de cómo se produjo su fichaje por La que se avecina. El actor venía ya con el aval del personaje de Emilio en la precuela de la serie, Aquí no hay quien viva. “Con la que adquirí la popularidad es con Aquí no hay quien viva, en La que se avecina entré en la séptima temporada porque no quise entrar antes. Iba para hacer tres capítulos y pedí mucho dinero. Me encontré con que dijeron que sí, así que tuve que hacerlo”, ha relatado. 

Para el intérprete que da vida a Fermín Trujillo en La que se avecina cuidar la salud mental es una de sus prioridades. “He ido a terapia y se lo recomiendo a todo el mundo. Fui por algo que no le deseo a nadie, una depresión. Afortunadamente salí, pero yo sigo haciendo terapia. Hay que autoconocerse porque te hace más libre. Me moriré y no me terminaré de conocer. Un terapeuta te hace verbalizar y darte cuenta de lo que estás gestionando mal. Hace unos años decías que ibas al psicólogo y te decían que estabas loco. Me ha ayudado a verbalizar y aceptar que tengo miedos, como todos tenemos miedos en la vida. Hay que saber aceptarlo porque el miedo y el dolor son cosas que forman parte de la vida. Tiene que haber dolor para valorar lo que es el alivio, tristeza para valorar la alegría. Me ha ayudado a aceptar cosas de mí que me daba mucho miedo aceptar”, ha subrayado.

El actor, que actualmente disfruta de su soltería, ha reflexionado sobre sus relaciones sentimentales. “Yo antes era una persona que me consideraba tóxica porque no sabía querer, sentía que no me habían querido. Como uno es tóxico porque no se sabe querer a uno mismo, y por tanto no sabe querer a nadie, buscaba como parejas a gente que yo pudiese cuidar, lo que sentía que no habían hecho conmigo. Dejé de tener pareja y empecé a aceptarme, a cuidarme y a quererme yo. Estoy tan agusto conmigo mismo que me da un perezón que venga alguien a cambiarme lo feliz que estoy, estoy un poco egoísta en ese sentido”, ha zanjado sobre su situación sentimental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios