España

Sánchez juega la carta de un pacto a la portuguesa

  • El socialista tratará de persuadir a Iglesias para un Gobierno sin coalición en otra ronda con partidos y agentes sociales

  • Evitar las elecciones es su "prioridad absoluta"

Sánchez recibe este miércoles en La Moncloa a Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. Sánchez recibe este miércoles en La Moncloa a Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.

Sánchez recibe este miércoles en La Moncloa a Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. / Paco Campos / Efe

Pedro Sánchez ha puesto en marcha otro plan para evitar la opción de adelanto electoral tras su investidura fallida. El presidente del Gobierno trata de persuadir a Pablo Iglesias, líder de Podemos, para sellar un pacto a la portuguesa, como el que cerraron hace casi cuatro años las fuerzas de izquierdas en el país vecino, donde gobierna el socialista Antonio Costa sin presencia de sus socios en el Ejecutivo.

El aspirante del PSOE iniciará desde este jueves contactos con representantes de asociaciones y colectivos sociales para elaborar una "propuesta abierta" que presentará a Podemos para buscar un acuerdo programático y no de coalición.

Seis días después de su investidura fallida por no prosperar la coalición con Podemos, Sánchez explicó en una carta a la militancia del PSOE su compromiso de intentar la formación de Gobierno y aseguró que impedir la repetición electoral es una "prioridad absoluta" para él. "No vamos a tirar la toalla y en ese camino me implicaré personalmente y de forma decidida durante las próximas semanas por convicción y por responsabilidad", señaló el socialista, que apuesta por un acuerdo que siga el modelo de Portugal o Dinamarca, donde gobiernan los partidos socialdemócratas con apoyos externos de otras fuerzas progresistas que garantizan la estabilidad y el cumplimiento del programa.

Al margen de estas conversaciones con representantes de la sociedad civil, la intención de Sánchez es llamar en los próximos días a los líderes de los principales partidos y mantener con ellos contactos "discretos" para tantear las posibilidades de un nuevo intento de investidura.

En el equipo de Sánchez no son optimistas sobre la posibilidad de un acuerdo, como dejó entrever la portavoz Isabel Celaá. "Si no hay agua en la piscina, no merece la pena pasar por una investidura", dijo Celaá, quien tras el fracaso del acuerdo de coalición remarcó que hay que buscar ahora el acuerdo programático. De la misma opinión es la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que abundó en que los socialistas buscarán esta vez un pacto programático y no volverán a debatir sobre una posible coalición.

La formación morada pone el ejemplo de Aragón para demostrar que el acuerdo es viable

Mientras, Podemos insistió en que es posible el acuerdo y pone como ejemplo el pacto alcanzado en Aragón, que ha permitido la investidura del socialista Javier Lambán y del que sale un gobierno cuatripartito entre PSOE, Podemos, Chunta y el Partido Aragonés. Las posiciones, en cualquier caso, siguen enconadas, con la formación de Iglesias machacando con la coalición y los socialistas rechazando volver a abrir esa vía. Montero aseguró que los socialistas van a explorar "todas las vías posibles que permitan llegar a un acuerdo programático con Podemos" y que también "permitan recabar la abstención del PP y de Cs porque no es bueno que el Gobierno de España esté en manos de los independentistas".

Recalcó que tras su investidura fallida Sánchez dijo que no tira la toalla y afirmó que "en lo último que piensa el PSOE es en la posibilidad de elecciones". En cuanto a la repetición de elecciones, es una posibilidad que Montero no contempla aunque tampoco puede descartar porque el campo de actuación de los socialistas está "delimitado".

El acuerdo en Aragón que llevó a investir este miércoles a Lambán le sirvió a Podemos para reclamar la coalición. Pablo Echenique, secretario de Acción de Gobierno y Acción Institucional de Podemos, dijo que este pacto se podría conseguir en el ámbito nacional, si se respetan a los aliados y se ponen los intereses de la gente en primer plano.

El PP prefiere elecciones a un Gobierno "nacionalpopulista"

Quien tiene claro que prefiere unas elecciones a un pacto entre socialistas y Podemos es la nueva portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo. Para ella es preferible volver a las urnas que un Gobierno "nacionalpopulista", apoyado por separatistas, "presuntos delincuentes y filoterroristas".En el mismo sentido, la nueva portavoz de la Ejecutiva de Cs, Lorena Roldán, descartó una reunión de

Rivera con Sánchez para hablar de su investidura. "Quizás alguien le tiene que explicar al señor Sánchez que él no es el que tiene que hacer la ronda de contactos, la hace el Jefe del Estado", declaró. "Espero que el PSOE deje ya de atribuirse funciones que no le corresponden", zanjó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios