El Puerto

Las palmeras regresarán a Micaela Aramburu con la reforma de la avenida

  • El Ayuntamiento quiere que esta señera vía recupere su imagen tradicional La Junta ya ha dado permiso para plantar 33 ejemplares de coco plumoso, resistentes a la plaga del picudo rojo

La avenida Micaela Aramburu recuperará en breve un aspecto muy similar al que presentaba antes de que la plaga del picudo rojo se cebara con las centenarias palmeras que la jalonaban. El alcalde de la ciudad, Alfonso Candón, ha anunciado la inminente plantación de 33 ejemplares de nuevas palmeras, aprovechando la ejecución de las obras de asfaltado que se acometen en esta calle desde el pasado 26 de enero.

Como explica el primer edil "desde que llegué a la Alcaldía he sido consciente del debate que se había generado entre la ciudadanía acerca de si esta avenida tan emblemática tenía que contar con palmeras o no, tras la plaga de picudo rojo. Por ello, desde el equipo de Gobierno, y escuchando las voces ciudadanas en uno y otro sentido, hemos considerado que lo responsable es recuperar la imagen de antaño de una de las principales entradas y salidas de nuestra ciudad con su tradicional paseo de palmeras".

No obstante, las 33 palmeras que se plantarán, en coordinación con el avance de los trabajos que se acometen en la avenida, no serán del tipo datileras, como las anteriores, para evitar el peligro de nuevos ataques del temido escarabajo. El alcalde explica que "siguiendo el ejemplo de otras localidades de nuestro entorno que están recuperando sus palmerales urbanos, se procederá a la reposición de las palmeras de la avenida Micaela Aramburu con las especies más resistentes al picudo rojo, paralizando mientras tanto la plantación de otras especies".

Así, se va a proceder a la plantación de 33 ejemplares de la especie Arecastrum romanzoffianum o coco plumoso (de las que ya existen algunos ejemplares en la plaza Peral, entre otros lugares), siendo las más idóneas para que las palmas y su crecimiento no afecten ni perjudiquen al tráfico de peatones ni al rodado, siendo además la especie más resistente a enfermedades y plagas conocidas. Se cambia por tanto de especie para garantizar su mayor resistencia ante cualquier tipo de pandemia. "Es nuestra responsabilidad como equipo de Gobierno velar porque la inversión que vayamos a realizar pueda garantizar el futuro de la misma", recuerda Candón.

El alcalde añade que para hacer efectivo el acuerdo del Consejo Municipal de Medio Ambiente de abril de 2014 encaminado a la recuperación del palmeral urbano, y a fin de cumplir con las exigencias legales marcadas en materia fitosanitaria impuestas desde la irrupción de la plaga del picudo rojo, el pasado mes de julio se solicitó autorización a la Delegación Provincial de Agricultura y Pesca para realizar el trasplante de plantas sensibles procedentes de zonas demarcadas, zonas del territorio que se consideran afectadas por la plaga. En concreto se trasladó a la Consejería la intención de plantar 37 Arecastrum Romanzofianum. Entretanto, en el mes de septiembre desde Ecologistas en Acción se remitió un escrito al Ayuntamiento posicionándose a favor de la replantación de las palmeras datilíferas (Phoenis dactylifera), solicitud que también se cursó a la Delegación provincial.

En respuesta a este último escrito, el pasado 19 de noviembre la Delegación explicaba que se tiene constancia de una mayor incidencia del picudo sobre la especie datilífera frente a otras especies, habiéndose constatado numerosos ataques en la provincia mientras que en cambio, aunque el coco plumoso también es una especie sensible, no se tiene constancia de ataques en la provincia sobre esta especie.

La Junta advierte que la datilífera es, tras la canariensis, la especie con mayor número de ejemplares sensible a la plaga.

El Ayuntamiento trasladó entonces a la Junta su propósito de plantar 37 Arecastrum Romanzoffianum provenientes de viveros registrados, recibiendo finalmente el visto bueno para ello el pasado 26 de enero. La Delegación comunicaba entonces la innecesariedad de autorización, al tratarse de reposiciones de palmeras que, aunque de distinta especie a la existente anteriormente, es menos sensible que su antecesora a las plagas.

El alcalde insistie en que "devolvemos su esencia a Micaela Aramburu que, junto al parque Calderón y el final de la calle Aurora, han sido los lugares portuenses que se recuerdan por sus palmeras. Una vez que el proceso de ejecución de esta obra permita la plantación de las palmeras se procederá a ello, aprovechando por tanto para unir estas dos actuaciones que, estamos seguros, devolverán su esplendor a Micaela Aramburu", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios