Equipamientos

Las obras del paseo fluvial de El Puerto encaran ya su recta final

  • Se prevé que el tramo final de los trabajos esté terminado para octubre

  • Las plantaciones se han dejado para después del verano para evitar el calor

  • El Puerto se asoma al Guadalete

Uno de los bancos del segundo tramo del paseo fluvial, ya casi terminado.

Uno de los bancos del segundo tramo del paseo fluvial, ya casi terminado. / Jesús Marín

Los trabajos de construcción del nuevo paseo fluvial de El Puerto de Santa María, a lo largo de la margen derecha del río Guadalete, se encuentran ya en su recta final y aunque arrastran un poco de retraso, ya que deberían haber estado terminados a finales de agosto, la previsión es que una vez solucionados algunos flecos e imprevistos las obras puedan estar terminadas a lo largo del mes de octubre, toda vez que la subvención concedida dentro de la estrategia Edusi tiene que justificarse antes de final de año.

La Unión Temporal de Empresas (UTE) constituida por Innovia Coptalia SAU y DI2 Portuense S.L, con una inversión de 3.526.080,54 euros, encara ya así la conclusión de los tramos finales de la obra, cuya primera fase lleva prácticamente terminada y abierta al público desde mediados del pasado mes de julio, a excepción del mirador de madera ubicado junto al estribo del antiguo puente de San Alejandro.

La nueva barandilla de forja deja ver el río en toda su amplitud. La nueva barandilla de forja deja ver el río en toda su amplitud.

La nueva barandilla de forja deja ver el río en toda su amplitud. / Jesús Marín

Fuentes del proyecto han detallado a Diario de Cádiz el estado en que se encuentran los distintos tramos del trazado, con una segunda fase ya prácticamente terminada desde el final de la parte ya peatoanlizada de la avenida Bajamar hasta la estación marítima, pasando por delante de la plaza de la Pescadería.

La estética de este tramo recuerda a la primera fase del paseo, que discurre junto al parque Calderón, con grandes bancos circulares y una barandilla de forja que permite asomarse al Guadalete, lejos de la antigua imagen que ofrecía la zona cuando estaba ocupada por un aparcamiento en superficie.

En este punto queda por plantar la vegetación prevista, algo que no se ha hecho todavía para evitar los meses de más calor, ya que las altas temperaturas hubiesen perjudicado a las especies recién plantadas.

El arbolado sí será diferente del del primer tramo, donde predominaban las jacarandas y los ombús (también llamados bellasombra), dejando paso en este segundo tramo a ficus, pinos y cipreses que se plantarán a finales de este mes de septiembre.

A partir de la estación marítima del catamarán comienza ya el tercer tramo del paseo, que se prolonga hasta la Casa del Mar y es donde se ubica el maltrecho vapor, a cuyo alrededor se ha construido una pasarela peatonal en un espacio con el que se quiere rendir homenaje a los carpinteros de ribera. Esta zona cuenta con una rampa que se abre al río para futuros usos relacionados con la navegación tradicional.

Junto a la avenida de la Bajamar se ha derribado también el incómodo muro que se levantaba por delante de la estación marítima, mientras que a la altura de la Casa del Mar el tramo del pase discurre por detrás del edificio.

El vapor Adriano III, cada vez más deteriorado. El vapor Adriano III, cada vez más deteriorado.

El vapor Adriano III, cada vez más deteriorado. / Jesús Marín

Las fuentes consultadas explican que en este tramo se han vivido momentos delicados durante la obra, ya que la presencia del vapor Adriano III en un estado tan precario como el que presenta ha obligado a trabajar con unas medidas de seguridad muy exhaustivas, para evitar que cualquier movimiento brusco afectada al estado de la nave, que es muy inestable y se deteriora por momentos. Ya hace unos meses parte de la estructura de la nave colapsó y el temor de los operarios era que cualquier circunstancia derivada de la obra terminara con la emblemática embarcación por los suelos.

Desde la dirección de la obra incluso se ha elaborado un informe técnico sobre el estado de la nave y el peligro de derrumbe que presenta, advirtiéndose que su estado es extremadamente inestable.

En esta zona también se está a falta de la instalación de una serie de jardineras. Los trabajos ya han arrancado también en el cuarto tramo de la obra, que comprende desde la Casa del Mar hasta el establecimiento Chang Bay, a finales de la avenida de la Bajamar, donde esta obra enlaza con la que ejecuta Apemsa para la construcción del tanque de tormentas, una obra de gran envergadura que desde hace meses mantiene cerrada la rotonda de La Puntilla.

La nueva pasarela instala detrás de la Casa del Mar. La nueva pasarela instala detrás de la Casa del Mar.

La nueva pasarela instala detrás de la Casa del Mar. / Jesús Marín

Las obras en este tramo se han retrasado también por la actividad que se ha desarrollado en verano en las instalaciones del Real Club Náutico, con la intención de no interferir en las regatas que se han disputado en aguas de la Bahía y que han tenido como escenario estas instalaciones. Por este motivo se ha preferido esperar hasta el último minuto para iniciar los trabajos en la zona que afecta a su recorrido  junto al Club.

En el trazado del paseo quedará aún por terminar, al final de las obras, el tramo que ocupa el aparcamiento en superficie de la Bajamar, donde se construirá un aparcamientos subterráneo impulsado por la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz (APBC). En esta zona se ubicará en el futuro el espacio dedicado al Puerto del siglo XIX, ligado a la zona de Campo de Guía, aunque de momento no se ha anunciado cuándo empezarán las obras del nuevo parking.

También ligado al nuevo paseo fluvial se anunció hace unos días el inminente arranque de las obras de la segunda pasarela peatonal sobre el Guadalete, que partirá desde el muelle de San Ignacio y que se financian también con fondos de la Edusi, con un plazo de ejecución previsto de seis meses.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios