El Resucitado conmemora sus bodas de plata y cierra los desfiles procesionales en El Puerto

Semana Santa 2023

El paso de Misterio incorpora la figura del Ángel Anunciador de una hermandad que ha tenido este año un papel destacado, con la celebración del 25 aniversario de la bendición de su imagen titular

El Resucitado presidió el Vía Crucis del Consejo de Hermandades

El Resucitado, con la nueva imagen del Ángel Anunciador.
El Resucitado, con la nueva imagen del Ángel Anunciador. / Fernández Hortelano

El Puerto/La hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado ha tenido esta Semana Santa 2023 un papel destacado en El Puerto de Santa María. Y es que a pesar de su juventud (la hermandad como tal ha cumplido 23 años), esta cofradía ha dejado sin dudas una profunda huella en esta Semana Mayor.

La conmemoración de los 25 años de la bendición de su imagen titular, obra de Jaime Babio Núñez, se ha visto reforzada por otros hitos que han dado en este aniversario una especial significación a la hermandad, y que han servido sobre todo para consolidar una devoción y una cofradía, la del Domingo de Resurrección, que está creciendo sin prisas pero sin pausa.

La ceremonia de bendición ayer sábado del nuevo Ángel Anunciador.
La ceremonia de bendición ayer sábado del nuevo Ángel Anunciador.

La imagen de El Resucitado fue la que abrió este año el tiempo de Cuaresma en El Puerto, presidiendo el Vía Crucis del Consejo de Hermandades, y es la que marca, como viene siendo tradición desde hace casi un cuarto de siglo, la Pascua de Resurrección, lo que da idea del momento tan especial que ha vivido con motivo de las bodas de plata de la bendición de la imagen. Entre ambos momentos, se ha celebrado la presentación de un cartel de gran calidad artística, obra de Juan Antonio Sánchez Pacheco; se ha producido un especial homenaje a la hermandad por parte del pregonero Francisco Javier Salguero, que fue uno de sus fundadores, además de algunos estrenos, como el del Ángel Anunciador, obra del imaginero Fernando J. Aguado Hernández.

Las puertas de la Basílica de Nuestra Señora de los Milagros se volvieron a abrir a las diez y cuatro de la mañana para iniciar el recorrido procesional de la hermandad más madrugadora, que volvió a estar acompañada por la Agrupación Musical Lágrimas de Dolores de San Fernando. La banda aguardó en un lateral de la puerta de la Iglesia Mayor para incorporarse a la comitiva, en una bella y solemne maniobra. Previamente, había llegado por la calle Pagador anunciando con su música y en formación tan señalada fecha. Con una moderada asistencia de público en la Plaza de España, aunque con un ambiente de silencio y recogimiento, apenas roto por la interpretación de la partitura Resucitó, se inició el recorrido de la procesión, que no ha cambiado respecto al año pasado.

La imagen de El Resucitado, a su salida de La Prioral.
La imagen de El Resucitado, a su salida de La Prioral. / Fernández Hortelano

La comitiva religiosa estaba encabezada por una representación de distintas hermandades que han realizado su Estación de Penitencia durante la Semana Santa portuense, algunas de ellas con un buen número de nazarenos. En el cortejo se podían ver también numerosos niños vestidos de monaguillos, provistos de unas cestas en las que portaban caramelos que repartían de manera espontánea entre el público, así como estampas de El Resucitado y que conforman la cantera que garantiza el futuro de la festividad.

Representantes de los distintos Cuerpos de Seguridad y miembros de la Armada y el Ejército acompañaban también a la procesión, precediendo al director espiritual y párroco de La Prioral, Antonio Sabido Salguero, que iba delante del paso de El Resucitado junto a miembros de la junta directiva de la cofradía, dirigida por el hermano mayor José Manuel Alonso.

El paso de Misterio de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado, dirigido por el capataz Javier Villanueva, ha incorporado este año la imagen del Ángel Anunciador, como parte de un proyecto más amplio con el que a largo plazo contará con un total de siete figuras, centrándose la hermandad en engrandecer dicho paso antes de incorporar el palio de la Nuestra Señora de la Alegría, que tardará algún tiempo en volver a salir. Y es que la junta directiva de la hermandad prefiere consolidar la cofradía antes de incorporar el paso de la Virgen, con las dificultades que ello implica.

El palco de autoridades, con la representación de las cofradías y políticos de la Corporación.
El palco de autoridades, con la representación de las cofradías y políticos de la Corporación. / Fernández Hortelano

Para dar cabida a la nueva figura en este único paso se ha suprimido el olivo, lo que permite comprobar las dimensiones del canasto, del que queda aún por dorar su mayor parte, pero se ha embellecido con nuevos altorrelieves, que ha estrenado en su frontal durante esta salida, obra de la escultora Encarnación Hurtado.

Durante el recorrido de la procesión la iglesia de Las Carmelitas no abrió sus puertas para interpretar el cántico religioso a la Resurrección, como hacía antaño, ya que la congregación de las hermanas Carmelitas de la Caridad Vedruna se marchó de El Puerto el año pasado para iniciar una nueva etapa en diferentes destinos.

También, como es habitual, la hermandad ha contado al pasar por la carrera oficial con la presencia de los hermanos mayores de las cofradías de El Puerto, situados en el palco de autoridades, donde también esperaba una gran parte de la Corporación Municipal.

stats