El Puerto

La estación de trenes ya ha cerrado la oficina de venta de largo recorrido

  • Aunque la medida parece algo provisional, desde la semana pasada el edificio cuenta con máquinas autoventa · Los usuarios se muestran sorprendidos y aseguran no entender los motivos de esta acción

Hace ya una semana que la compañía ferroviaria Renfe cerró la oficina de venta de billetes de largo recorrido, que se encuentra ubicada en un edificio anexo al recinto de la estación de trenes, y en cuya puerta hay colgado un cartel en el que reza: "cerrado por adaptación de sistemas informáticos". Aunque en un principio todo apunta a que esta situación es algo provisional, lo cierto es que el área donde se adquieren los billetes de cercanía y media distancia ya cuenta con un par de máquinas autoventa, en las que según los empleados de la empresa, puede realizarse este tipo de gestión para viajes de largo recorrido.

La compañía ya hizo público en su momento que la oficina de venta de largo recorrido estaría cerrada de manera definitiva antes del verano. Este hecho obligaría a los usuarios a tener que realizar sus compras a través del servicio telefónico, agencias de viaje o vía Internet, pero también tendrían la opción de desplazarse hasta las oficinas de Cádiz o Jerez.

Ahora, con el establecimiento de las máquinas autoventa en el edificio de la estación, los viajeros pueden llevar a cabo las operaciones de este tipo. Pero, casi con total seguridad, en dichas máquinas no podrán desarrollarse determinadas operaciones, como son las anulaciones de las reservas, los cambios de billetes o la retirada de los mismos, ni tampoco podrán ser atendidos ante cualquier duda que les asalte en relación al viaje en cuestión. Además, no se sabe si estas podrán dispensar las tarifas especiales, entre las que se encuentran los descuentos militares, los del carné joven o los de la tercera edad.

Los usuarios portuenses no eran los únicos beneficiados del servicio que prestaba la oficina de largo recorrido, pues diariamente acudían hasta la misma los habitantes de localidades cercanas, como Rota, Sanlúcar, Chipiona o Puerto Real, que en sus ciudades de origen no cuentan con este tipo de prestaciones. Por ello, y aunque es cierto que desde hace unos días el recinto cuenta con máquinas destinadas a dispensar este tipo de billetes, no es de recibo que una estación que cada día recibe una gran afluencia de viajeros prescinda de dicha oficina.

Ya durante el día de ayer podían verse en el edificio algunos clientes que frente a estas nuevas máquinas desconocidas ponían cara de no entender nada. "Por lo visto ahora la única manera de comprar los billetes de largo recorrido es esta, pero aquí nadie te explica nada", comentaba un señor de avanzada edad que intentaba hacerse con su reserva.

Medida provisional o no, lo único que queda ahora es esperar a que pasen los días y dejar que vayan desarrollándose los acontecimientos, porque los trabajadores que se encuentran al frente de las taquillas de cercanía y media distancia aseguran no saber nada sobre este tema, ni tampoco saben si la oficina anexa a la estación se volverá a abrir al público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios