Concierto de Javier Ruibal en el teatro Pedro Muñoz Seca

Nuestro divo favorito

  • Javier Ruibal vuelve a casa con un concierto lleno de lirismo e intimidad en el teatro Muñoz Seca

Javier Ruibal, en la noche del viernes sobre las tablas del teatro Pedro Muñoz Seca. Javier Ruibal, en la noche del viernes sobre las tablas del teatro Pedro Muñoz Seca.

Javier Ruibal, en la noche del viernes sobre las tablas del teatro Pedro Muñoz Seca. / Andrés Mora

Silencio expectante, escenario apenas iluminado y Ruibal se hace presente con su guitarra. Está en casa y eso se ve en la complicidad que desde el primer momento crea con el público. No hace falta más y con los primeros acordes su voz nos lleva a un espacio íntimo y lírico que evoca, desde la nostalgia, amores que se convierten en tablas de salvación. Es lo que nos trae Lejos del mar, tema central de la película homónima de Imanol Uribe.

El primer tema que interpreta de su nuevo disco es En los confines de Orión, sucesión de imágenes amorosas al más puro estilo poético de Ruibal. Y en este tema aparecen los músicos que lo acompañan en sus últimos trabajos, José Recacha, Daniel Escortell y Javi Ruibal, componentes del grupo Glazz, complemento rítmico que arropa y ensalza el buen hacer de Ruibal.

A este tema sigue la historia desgranada de un amor eterno en Un sinmorir día a día. Pero también hay espacio en su nuevo disco para la crítica a la actualidad política en Cuenta conmigo compadre y a los que se creen con el derecho a opinar de todo en La Geisha gitana. Hay espacio para las anécdotas de sus viajes en Tu divo favorito, estampa de un amor actual; y hay espacio para otros amores que emocionan en Corazón timbalero, dedicada a su hijo Javi.

El grupo Glazz aporta el complemento rítmico que arropa y ensalza a Ruibal

Javier Ruibal no viene solo a presentar su nuevo disco, Paraísos mejores, o a “hacer un examen”, en sus propias palabras, de sus nuevas canciones. Ha venido a estar con su público y canta los temas que le piden, La playa de la Mulata, Cine Macario, Ave del paraíso.

La velada discurre entre ritmos latinos, ritmos afro, tanguillos y bulerías que se mezclan a veces en un mismo tema y que hacen de Ruibal un artista singular, que ha sabido acompañarse de músicos que potencian su trabajo.

Desde el Ruibal más lírico al Ruibal de humor gaditano, esencia de un músico que no deja de cautivar con su voz de registros imposibles, pudimos disfrutar de una intensa noche de MÚSICA con mayúsculas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios