Astronomía Una impresionante bola de fuego sobrevuela el Golfo de Cádiz a 69.000 km/hora

El Puerto / Medio Ambiente

Preocupación ciudadana por el vertido de aguas residuales al río Guadalete

  • La empresa Apemsa se ve obligada a abrir el aliviadero de la Rotonda de La Puntilla debido a las lluvias

  • Algunos ciudadanos temen la posible presencia de Covid, aunque las analíticas de la empresa arrojan resultado negativo   

No es la primera vez que ocurre, pero ahora ha causado mayor preocupación que otras veces. No es la primera vez que el aliviadero de aguas pluviales de Aurora, situado entre el Real Club Náutico de El Puerto y el paseo Poeta José Luis Tejada, vierte las aguas al río Guadalete, y con ella la suciedad de calles, parques y aceras de la ciudad (plásticos, papeles, roedores muertos, excrementos de perros), mezclada con el agua de las primeras lluvias y con aguas residuales.

Pero sí es la primera en que el Covid-19 podría estar presente, diluido en las aguas, lo que ha causado inquietud entre algunos ciudadanos que se han puesto en contacto con este diario para denunciar esta situación y que se pongan los medios para evitar estos vertidos al río. 

El aliviadero de Aurora está ubicado junto a los pantalanes del Club Náutico, donde hay personas que usan, trabajan o incluso residen en los barcos, y cerca además del paseo Tejada, donde se celebra el mercadillo de los martes. El temor al coronavirus favorece que lo que otras veces es un vertido de aguas sucias se transforme en un problema que consideran necesario afrontar.     

En estos días la empresa de aguas Apemsa ha tenido que abrir los aliviaderos que impiden que se produzcan inundaciones en la parte baja de la ciudad de El Puerto. Además de la suciedad y los residuos acumulados en las calles durante el verano, hay que añadir una parte de aguas residuales, ya que como señala la propia empresa, "la zona de la margen derecha de la ciudad no tiene una red separativa, es decir, por la misma tubería llegan a la estación de Bombeo de Aguas Residuales (EBAR) ubicada en la calle Aurora, tanto las aguas residuales de las viviendas, como las aguas pluviales cuando llueve".

Según explica Apemsa, la EBAR de Aurora "tiene dos depósitos: uno de residuales y otro de pluviales. Cuando llueve de forma torrencial, como estos días, el caudal del depósito de aguas residuales sube por encima del nivel de seguridad y, únicamente entonces, se activa una bomba que traspasa el exceso de agua a la cántara de pluviales, que desagua en el río a la altura del Club Náutico en Bajamar".

Esta situación, añade, es puntual y sólo se produce cuando la punta lluvia es excesiva. Como se ha apuntado anteriormente, "se trata de una medida de seguridad cuando las alcantarillas tragan demasiada agua y es necesaria para que el agua no retroceda y vuelva a salir por los imbornales", lo que anegaría las calles y viviendas.

El pluviómetro de Apemsa ha detectado que desde el miércoles de la semana pasada han caído 80,6 litros por metro cuadrado en la ciudad, "siendo el momento de más lluvia el día 25 a las 12:00 horas, cuando se detectó una punta de 43,5 litros por metro cuadrado. Lógicamente, las medidas de seguridad han actuado".

La empresa señala que las aguas que se han arrojado al río, que se denominan “grises”, tienen un grado de dilución suficiente para que no sean contaminantes, y añade además que en las analíticas que viene realizando de forma semanal para conocer la carga viral de Covid en las aguas residuales de la ciudad han dado negativo hasta la fecha.

Con respecto a los residuos que salen mezclados con el agua, afirma que la cántara de residuales puede contener algunos sólidos (como plásticos, productos de higiene, toallitas, colillas, etc) "que es inevitable que también salgan en la descarga". Una vez normalizada la situación, cuando el nivel del agua baja, la bomba de pluviales deja de actual y las aguas residuales "vuelven a ser bombeadas sin problema a la EDAR Las Galeras".

Aunque el aliviadero de la Rotonda de la Puntilla es uno de más importante, existen 25 más ubicados a lo largo de las dos márgenes del río Guadalete, y en distintos puntos del litoral, hasta un total de 33.

Sin estas instalaciones, concluye Apemsa, "la red de saneamiento no podría recoger las aguas de lluvia a la velocidad necesaria, se colapsarían y la ciudad entera se inundaría, como ocurría en el pasado". Estos aliviaderos, "constan en la autorización de vertidos de aguas al Dominio Público Marítimo Terrestre otorgado por la Junta de Andalucía (AV-CA 03/95)".

 

     

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios