El Puerto

Noche de luces y sombras

  • El teatro municipal Pedro Muñoz Seca inauguró la temporada de otoño con la obra 'La mujer de negro', protagonizada por Emilio Gutiérrez Caba

Ficha técnico artística: Agencia Pinkerton / Shakespeare & Lope / Teatro Calderón de Valladolid / Toñi Arranz Producciones. Obra: La mujer de negro. Autora: Susan Hill. Adaptación: Stephen Mallatratt. Traducción y adaptación: Anna Gimeno y Juan Vte. Martínez Luciano. Intérpretes: Emilio Gutiérrez Caba e Iván Massagué. Colaboración especial: Alicia Calot. Diseño iluminación: José Martín Márquez / Pablo Fernández. Diseño sonido: Juanjo Ballester. Ayte. de dirección: Eduard Costa. Vestuario: London Costume Services. Regidora/Maquinista: Yolanda García. Técnico de sonido: Eduardo Soriano. Técnico de iluminación: Pablo Fernández. Utilería: Yolanda García. Día: viernes 17 de octubre. Duración: 1 hora y 40 minutos (sin entreacto). Lugar: Teatro Municipal Pedro Muñoz Seca en El Puerto. Aforo: Casi lleno.

La sombra de la familia de actores y actrices Gutiérrez Caba sigue siendo alargada para regocijo de los amantes del teatro y de las artes escénicas en general. Cuando un actor con la trayectoria de Emilio Gutiérrez Caba nos dice que "esta me la sé", tratándose de La Mujer de Negro, me recuerda al personalísimo José Bódalo cuando se jactaba diciendo que tenía en su memoria un número determinado de obras teatrales y que, o hacía esas o no hacía ninguna. Las leyendas son así.

Efectivamente el actor pucelano nacido durante una gira teatral de su familia se sabe la historia creada por Susan Hill del revés y del derecho. Son tres las veces que la ha llevado al gran público aunque en esta ocasión ha ejercido también de director de la misma. La tiene tan asumida que me da la sensación que hasta los tics de los distintos registros que interpreta le salen casi sin darse cuenta al cambiar alguna prenda de su vestimenta. En su modestia de maestro de actores a sus 72 años dice que "no es un político, que no puede alabar sus trabajos. En todo caso que sea el público quien lo haga". Y el público lo hizo el pasado viernes.

El actor barcelonés Iván Massagué fue desde mi punto de vista un más que correcto antagonista del abogado Arthur Kipps, quien contrata los servicios de un actor profesional para que le ayude a recrear un suceso, irreal, fantasmagórico, que le sucedió años atrás con resultados trágicos para él y su familia. Massagué es todo vitalidad encima del escenario, quizá por su forma normalmente aturrullada de hablar a veces no se le entienden bien algunos parlamentos, pero desde luego que en La Mujer de negro se deja el alma en su personaje de actor haciendo de actor muy en la línea de la obra maestra del dramaturgo italiano Luigi Pirandello Seis personajes en busca de autor.

El instinto teatral, las historias contadas y olvidadas, el camino de la nueve vidas, las conversaciones inacabadas y un magnífico trabajo de engarce entre los efectos teatrales de espacio, luz y sonido con el acting de los cómicos recrean dentro del teatro una casa de los horrores muy poco dada a asomarse a montajes teatrales.

Sin tenemos que poner algún pero a esta mezcla audiovisual de teatro con dos rombos, en todo caso, me lo apuntaba una vecina de butaca. A ella y a algunos más se les hizo un poco excesiva en el tiempo, pero eso, como casi todo en esta vida, tiene arreglo. Al final de la representación se echó en falta el saludo de La mujer de negro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios