Mercado de fichajes Así queda la plantilla del Cádiz CF tras las llegadas de Meré, Sergi Guardiola y Chris Ramos

Flamenco

Domingo de rezos flamencos y sensaciones

  • El Wilo protagonizó el Rezo Flamenco en El Carmen y Aitana de los Reyes protagonizó la tarde en El Nitri

El Wilo, el domingo en la Parroquia del Carmen.

El Wilo, el domingo en la Parroquia del Carmen. / Naveiro

El Wilo reza cantando en la parroquia del Carmen. Segundo encuentro solidario. El escenario enfrente del altar está adornado con gusto con un maniquí vestido de traje negro de mantilla y volantes pequeños de blanco con lunares negros. A los pies dos coronas "de espina y de reina de los cielos".

Presenta el acto Javier Oliva, sale Jesule del Puerto entonando un solo acompañado al jaleo de palmas de José Peña. Desde el fondo de la parroquia aparece el Wilo. Se ofrece a las imágenes de la hermandad de La Borriquita, se persigna y canta por la copla Ayúdame, de Rocío Jurado, iniciando su andar hacia el crucificado. Comienza por Los Campanilleros (el villancico popular más flamenco), con letra de nuestro poeta José Luis Tejada, terminado con un padre nuestro adaptado. Canta Diciembre, por copla y racimos, dos temas de Fernando Terremoto, con una última zambra por bulerías, terminando por fandangos naturales, de letras de compromiso social y evangélicos. Se encuentra tan a gusto que interpreta de su disco con Plegaria al cielo y la bulería romance Abuelo. El Wilo cantó rezando y el público rezó con él, los aplausos y plegarias que llegaron al cielo.

Aitana de los Reyes. Aitana de los Reyes.

Aitana de los Reyes.

Tarde de flamenco en El Nitri. Baila Aitana de los Reyes con su grupo. Presenta Tolo (el presidente de la entidad). Al cante Enrique el Remache, Manuel de la Nina, al toque Raúl Vicenti. Comienza el acto  Vicenti con un solo de guitarra en tonos terciarios, intercalando composiciones propias, más de diez minutos de toque.

Salen los cantaores y al alimón hacen un gran repertorio de alegrías con poderío de los altos, sabiendo interpretar los cantes, manteniéndose por los tercios. Sube Aitana, traje negro con chaquetilla de patita de gallo con remates de caireles y apliques de terciopelo. Baila tarantos, dominio de pie, elegancia de manos, cuerpo estilizado, recortes elegantes con los remates ajustados al baile femenino, baile de mujer sabiendo adueñarse del escenario. Se quita la chaquetilla y como si fuera el propio torero gitano Rafael de Paula se la quita haciendo una verónica tirándola al suelo. Los cantaores la mecen y ella interpreta el baile, es la reina del escenario, terminando por tango con arte y poderío se despide.

Comienza la segunda intervención del acto: suenan los toques y palmas. Soleá por bulerías, sube Aitana impresionante con un vestido de verde turquesa realizado con un mantón de manila con flores bordadas en el mismo tono, con flores de geranios rojos en el pelo. El baile bonito, ese que denominan de la escuela sevillana, la elegancia y el movimiento de mano que son como las olas del mar. Terminan por fiesta al más puro estilo jerezano, alternándose al cante y pegándose cada uno mientras se canta uno al otro su pataíta despidiéndose Aitana por bulerías al cante de Manuel de la Nina y bailando con él. 

De los cantes al cielo, al tablao de la peña El Nitri. Un domingo lleno de sensaciones. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios