El Alambique Cuaresma

YA no es Miércoles de Ceniza, ya los Carnavales han quedado atrás, El Puerto no huele a azahar pero el incienso comienza a adueñarse de rincones y de espacios. Para algunos quizás sea la Semana Santa mas folklore que devoción, pero para los mismos seguirá siendo un sentir religioso caduco y anodino. Es tiempo en el que el respeto deja paso a la libertad de expresión caracterizado por la defensa de otras religiones y el hundimiento del sentir de muchos. Son tiempos de valientes, de cofrades, de un sentir que sin estar pasado de moda para algunos es objeto de mofa, sobre todo para los que hacen gala de ese respeto que no respetan.

Es tiempo de cuaresma, de reflexión, de aspirar quizás ese aroma a sagrado que nos puede llevar a todos, y digo a todos a replantearnos que daño hacen o que mal se provoca. Para muchos cientos de excusas y acusaciones se mezclaran como en un puchero con yogurt, pero al final, llegaremos a plantearnos si hay alguna diferencia entre el antes y el ahora, si hay mucha diferencia entre quienes lanzaban piedras al amparo de la ortodoxia y quienes se lavaban las manos. Al final, es tiempo de revivir esa incomprensión a lo nuevo, a lo que da miedo disfrazándolo de locura porque, al fin y al cabo, es tiempo de reflexión a la que nadie escapa. Y en este ambiente la ciudad quedará a la expectativa de ver que ocurre en Semana Santa, festividad en la que todo esta inventado, en la que no hay hueco para muchas novedades, y aun así, en El Puerto nadie, ni los que aman o los que odian, están ajenos a ver que ocurre a primeros de Abril.

De momento, El Puerto huelo a incienso, a esparto y lipiametales. El Puerto, con sus calles en las que tanto queda por hacer, seguramente aprovechara el tirón de unas fiestas, pues no dejan de serlo, para atraer a visitantes que lo mismo verán los atardeceres en la orilla que los pasos en las calles. El Puerto, volverá a ser blanco de tímidas críticas, amparadas en ideologías que sobre todo les une a la iglesia absolutamente nada, pero que prefieren la homofobia Islámica que el mensaje de amor de una religión que, al menos, les roza. Esperemos que se una buena Cuaresma llena de sorpresas y torpezas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios