DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Tribuna Libre

Carta a mis compañeras del IES Santo Domingo

Las profesoras del IES Santo Domingo, caracterizadas el 8 de marzo. Las profesoras del IES Santo Domingo, caracterizadas el 8 de marzo.

Las profesoras del IES Santo Domingo, caracterizadas el 8 de marzo.

En estos tiempos que corren en que cuestiones como la igualdad de derechos entre hombres y mujeres parecían superadas, al menos en Occidente, resulta que de nuevo hay que reivindicar lo evidente: que hombres y mujeres somos diferentes, pero básicamente iguales. Y por supuesto que debemos tener los mismos derechos y oportunidades.

Es verdad que en el mundo de la enseñanza trabajamos día a día en pie de igualdad. Pero no ocurre así en otros campos de la sociedad. Y no hablemos ya en otras partes de nuestro mundo.

Pero hoy no quiero hablar de eso. Hoy simplemente quiero dar las gracias a mis compañeras del IES Santo Domingo por la original iniciativa que han tenido para celebrar y visualizar el papel de tantas y tantas mujeres que a lo largo de la Historia han contribuido a hacer un mundo mejor y más justo.

Por eso hoy nuestros alumnos y alumnas se han podido encontrar en el claustro con Hipatia de Alejandría que iba camino del Departamento de Matemáticas. O se han cruzado con Clara Campoamor que entraba a la Biblioteca probablemente a buscar algún libro o material. Otros han entrado en el Aula de Música y se han encontrado a Clara Schumann. Y por cualquier sitio habrán visto a Julia Domna o Malala.

Algún miembro del personal de administración y servicios ha entrado a un aula a entregar un aviso y se ha topado con Frida Khalo dando clase de cualquier materia. Pero si yo mismo he entrado al Laboratorio de Biología y me he topado con las mismísimas Marie Curie y Margarita Salas.

Tampoco faltaban Amalia Eckart a punto de salir a volar, Artemisa Gentileschi con sus pinceles o la reina Juana de Castilla que paseaba por la galería.

En definitiva, lo que quiero decir es que día a día hombres y mujeres realizan un trabajo increíble en nuestro centro. Pero hoy quiero agradecer especialmente el de mis queridas e increíbles compañeras. Gracias por vuestra dedicación y por vuestro excelente trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios