2011 Elecciones

El PP de Pelayo arrasa y hunde al PSOE de Sánchez

  • Los populares certifican el 'tsunami' al obtener una victoria abrumadora con 15 concejales. Los socialistas tocan fondo con sus peores resultados de la historia: 5 ediles · Pacheco obtiene 4 e IU consigue crecer a tres

María José García-Pelayo es nueva alcaldesa de Jerez después de un vuelco electoral sin precedentes en la historia democrática local. Con uno de los mejores índices de participación en unas municipales en la ciudad, los populares, con su líder a la cabeza, abren un nuevo tiempo político en el municipio para los próximos cuatro años después de hacerse con la mayoría absoluta de forma holgada y humillar en las urnas al PSOE de Pilar Sánchez. La ya ex alcaldesa de Jerez ha cosechado los peores resultados de la historia de los socialistas en la ciudad con una derrota sin paliativos, a años luz de la aplastante victoria que logró hace sólo cuatro años y que  provocó que el pilarismo lograra desterrar a Pacheco tras 28 años con decisión en el gobierno municipal jerezano.

Con la consecución de un total de 15 concejales en la Corporación municipal, la jornada del 22-M destrozó de manera radical las estimaciones demoscópicas más optimistas que manejaban los populares, que resultaron un auténtico tsunami en las urnas con 45.667 votos, el 46,56% del total. Si el batacazo del PSOE, segunda fuerza más votada en la jornada   con 14.358 votos (14,64%), ha sido más que sonado, al pasar de quince a sólo cinco concejales, el candidato del Foro Ciudadano de Jerez, Pedro Pacheco, no tuvo opción finalmente de ser el factor determinante que esperaba. El exalcalde mantuvo los cuatro ediles que obtuvo en la debacle de 2007, aunque en aquella ocasión concurrió encabezando la candidatura andalucista del PSA.

Por su parte, Izquierda Unida fue otro de los vencedores morales de la noche, al pasar de un único edil obtenido en las últimas elecciones locales —su líder Joaquín del Valle— a contar con tres concejales en el arco político municipal, superando con creces sus mejores resultados históricos en la ciudad en cuanto a votos con 11.272 apoyos e igualando su mejor cifra de ediles conseguidos. Por último, la otra nota triste de la cita electoral la puso la opción andalucista PSA+PA, que desaparece del Consistorio jerezano y no tendrán representación municipal por primera vez en la historia democrática de la ciudad. Para la candidatura de Santiago Casal, obviamente, ha pesado sobremanera la irrupción de Pacheco, que ha liquidado las opciones de meter cabeza que tenían los andalucistas en el reparto de ediles.

Con tiempo por delante para analizar en frío el vuelco electoral sin precedentes y la quinta mayoría absoluta en la historia de las elecciones municipales en Jerez, lo cierto es que los resultados logrados por el PP de García-Pelayo son absolutamente incontestables, pues no hay que olvidar que los populares jerezanos partían de siete ediles y desde la oposición. Sin embargo, el brutal desgaste socialista debido a una gestión siempre en entredicho de Sánchez, las guerras internas constantes de los socialistas y, especialmente, la ola del cambio desatada a raíz de una crisis socioeconómico que no da tregua, han terminado por inclinar claramente la balanza del lado del partido de la gaviota en la ciudad que preside García-Pelayo. De este modo, los malos presagios que vaticinaban todas las encuestas de los últimos meses para los socialistas, que figuran claramente como la cruz de la jornada, se han cumplido sobremanera, pues la debacle de Sánchez lleva al PSOE jerezano a un suelo de cinco ediles —su peor resultado se encuentra en los comicios de 1995, cuando lograron cinco concejales pero con más votos que ayer—.

Si al comparecer ante los medios en un semivacío Hotel Guadalete, la ya ex regidora jerezana Pilar Sánchez tragó saliva con gesto apesadumbrado para poner su cargo a disposición del PSOE, una exultante García-Pelayo insistió en su discurso de campaña al recordar que trabajará para tratar de no defraudar a los miles de votantes que han depositado su confianza en el partido que lidera. “Todos tenéis que ser alcaldes conmigo porque el PP gobernará para todos”, exclamó, antes de sostener que está dispuesta a “abrir la puerta” a todos los grupos de la oposición para “trabajar juntos por Jerez”.

Pelayo no sólo tendrá la posibilidad de enderezar el rumbo de la ciudad y su Ayuntamiento con manos libres y holgada mayoría sino que además contará con el respaldo de la absoluta que también han logrado los populares en Diputación, otro triunfo que pasará a los anales de la historia de la provincia. La abrumadora victoria popular de ayer rompe, lógicamente, con el techo del PP en la ciudad, que se situó en 2003 con 8 concejales, lo que a la postre, pese a ser la tercera fuerza más votada, permitió a Pelayo levantar el bastón de Alcaldía en virtud de un pacto con Pacheco que se prolongó hasta 2005. Por segundas elecciones municipales consecutivas en Jerez, en esta ocasión no habrá opción a alianzas de gobierno, pues la ciudadanía ha hablado alto y claro a favor de un giro radical de la política local que se ha seguido en los últimos cuatro años. Las certezas sobre el futuro de quienes conducirán la nave municipal jerezana se entremezclaba anoche con el pesar y el incierto futuro que aguarda ahora al PSOE de Jerez, que tendrá que pensar en la regeneración tras tocar fondo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios