2011 Elecciones

Cita fallida en el Zaidín

  • Cuatro de los candidatos a la alcaldía de Granada (PP, PSOE, PA y Los Verdes) tenían ayer previsto visitar el bullicioso mercadillo , pero la tormenta y la lluvia interfirieron en la agenda política

LA cita: en el mercadillo del Zaidín, populoso donde los haya. La hora: las once de la mañana. En principio, claro, porque horas antes, como se dice coloquialmente, caían chuzos de punta. Ante las inclemencias meteorológicas, los comerciantes ambulantes decidieron quedarse en casa y los políticos modificaron su agenda porque, para qué engañarnos, repartir besos, sonrisas y panfletos en un bulevar vacío no tiene mucho sentido.

Así que el encuentro multitudinario de candidatos a la alcaldía de Granada en el mercadillo del Zaidín, que iba a suponer la coincidencia de los representantes de PP, PSOE, PA y Los Verdes en pocos metros cuadrados y con un intervalo de apenas hora y media, se suspendió. Sólo Mario Ortega, el candidato de la formación ecologista, decidió seguir adelante y mantener su encuentro con los medios en la calle Torre de la Pólvora. "La tormenta mañanera ha impedido que los puestos se instalasen, pero la decisión estaba tomada y el mensaje a mandar, también", explicó Ortega, cuya intención era informar a los comerciantes y a los vecinos del Zaidín su "solución definitiva" para la ubicación del mercadillo, que consistiría básicamente en el traslado a la superficie del aparcamiento subterráneo junto al estadio Nuevo Los Cármenes.

Quien sí prefirió cambiar de escenario, que no de barrio, fue Paco Cuenca, el candidato socialista. De mercadillo a mercado, Cuenca decidió visitar Merca 80 a eso de las doce de la mañana, donde cumplió a rajatabla con el ritual propio de este tipo de actos: habló con los clientes del mercado, se acercó a casi todos los puestos para repartir tarjetas y panfletos (su equipo le seguía a poca distancia con caramelos y lápices) y besó a toda señora que se cruzara en su camino. Para innovar prefirió la noche del viernes, cuando pinchó un barril, y algo de música, en un pub de Pedro Antonio de Alarcón.

Si hubiera que interpretar el recibimiento de los comerciantes y clientes de Merca 80 a Cuenca en clave electoral, al menos podría afirmarse sin lugar a dudas que el candidato socialista despierta simpatías. "¿Tú eres el alcalde?", preguntó la dependienta de una de las pescaderías del mercado. "No, soy el que se presenta a alcalde", contestó Cuenca. "¡Pues bien guapo que eres!", respondió alegre la comerciante. Pero claro, hubo quien demostró su adhesión al candidato socialista por motivos algo menos superficiales. Durante su visita al mercado se acercaron hasta Cuenca ciudadanos que no dudaron en dejar patente su descontento. "Socialista es lo que tiene que salir"; "¡niños jóvenes, niños jóvenes, eso es lo que hace falta, no viejos!"; o "los de la derecha están muy volcados" fueron algunas de las ideas que los clientes de Merca 80 menos vergonzosos explicaron a Cuenca delante de su séquito y ante una legión de cámaras y periodistas.

Pese a la calurosa bienvenida, Cuenca no se libró de algún que otro rapapolvo. "Es la primera vez que le veo por aquí, si no fuera por las elecciones no habría venido", le espetó un hombre desde la cola de una carnicería.

Tras la visita, el candidato socialista a la alcaldía de Granada aprovechó para hacer un repaso por las propuestas específicas de su programa para el barrio del Zaidín. "Si algo se ha producido en Granada en los últimos años ha sido un maltrato permanente por parte de Torres Hurtado a los barrios", aseguró Cuenca, que prometió "devolver el espacio que les corresponde en un ayuntamiento". Para el Zaidín, el candidato socialista prometió la recuperación del Instituto Municipal de Formación y Empleo (Imfe), la reforma del callejero fiscal -"porque no es lógico que un comercio de la calle Palencia pague lo mismo que uno en la calle Recogidas"- y la creación de una Casa del Mayor con espacio para las 15.000 personas mayores del barrio.

Quién más modificó su agenda por la tormenta mañanera fue el alcalde y candidato popular a la reelección, José Torres Hurtado. Aunque tenía previsto estar a las once en el mercadillo del Zaidín, el alcalde suspendió tanto su paso por el barrio como la visita al Campeonato de Red Bull Manny Mania que se celebra en el Parque Bola de Oro Skate Park (que se aplaza a mañana). Donde sí acudió -bajo cubierto y una vez que se disiparon las nubes- , fue al encuentro con simpatizantes y afiliados populares en el Albaicín. Alrededor de dos centenares de personas se reunieron en el colegio Cristo Rey del barrio granadino para escuchar al candidato popular a la alcaldía de Granada reconocer que "a pesar de las encuestas", las elecciones todavía no están ganadas y que, para que el recuento dé la victoria al PP, primero hace falta que la gente vaya a votar. Torres Hurtado aprovechó para afirmar que la "ilusión" por gobernar Granada sigue intacta y para recordar que "la ciudad de ahora es mejor que la Granada de 2003".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios