2011 Elecciones

Carme ya es Carmen

  • La ministra de Defensa subraya su origen andaluz en un mitin de apoyo a las candidatas del PSOE de Málaga y Mijas · Griñán pide participación y compromiso a su militancia

La ministra de Defensa, Carme Chacón, principal baluarte de los socialistas catalanes en la política nacional y sobre la que recaen especulaciones acerca de su potencial como aspirante a la presidencia del Gobierno tras José Luis Rodríguez Zapatero, comenzó ayer en Málaga a sacar lustre a sus orígenes andaluces. En un mitin de apoyo a las candidatas del PSOE en Málaga, María Gámez, y Mijas, Fuensanta Lima, recordó que es "medio andaluza".

Chacón habló ayer de Olula del Río (Almería), de donde es natural su padre y reside su abuela. Contó que visita el pueblo con cierta frecuencia y hasta dio cuenta de cómo los vecinos elogian el milagro de la receta electrónica. Pero no todo fueron pequeñas anécdotas de corte personal. La ministra de Defensa también aludió a la pensadora malagueña María Zambrano, a las jornaleras de Antequera y a la escaladora sevillana Lina Quesada. Comparó la primera ascensión de una andaluza al Everest con el camino que han tenido que recorrer las mujeres para conquistar "la montaña de la igualdad".

A esas alturas de su intervención el nombre de la ministra de Defensa ya había sido castellanizado dos veces. Sólo el secretario general de los socialistas de Málaga, Miguel Ángel Heredia, se refirió a ella como Carme. La candidata María Gámez agradeció a "Carmen Chacón" que se haya convertido en un modelo para muchas mujeres y en el mismo sentido lo hizo la aspirante a la alcaldía de Mijas, Fuensanta Lima. Después, el presidente de la Junta y secretario del PSOE andaluz, José Antonio Griñán, alabó que "Carmen Chacón" en su discurso hubiera trazado la "épica" que ha experimentado Andalucía en los últimos años,

El mitin de ayer se celebró bajo el epígrafe de la igualdad en un salón abarrotado del hotel Monte Málaga al que acudieron en torno a medio millar de personas. Durante su intervención la ministra resaltó el trayecto recorrido en la igualdad de género y recordó aquella Andalucía pobre y falta de formación para subrayar el contraste con un territorio que en 20 años "ha dado la vuelta a los números" y creado más de 300.000 empresas, multiplicado por ocho la inversión en I+D, cuenta con 20.000 investigadores más y se ha convertido en una referencia en áreas como las energías renovables, aeronáutica o investigación con células madre.

Carme Chacón criticó al líder de la oposición, Mariano Rajoy, "cuatro veces" ministro, pero del que, según dijo, nadie recuerda "nada" de su gestión y le afeó que haya recurrido todas las leyes de las dos últimas legislaturas del PSOE, incluidas las relacionadas con la igualdad de género. Su aportación en este campo, recalcó, ha sido exclusivamente para garantizar el acceso de las mujeres a los títulos nobiliarios.

La ministra de Defensa pintó a Rajoy y al candidato del PP a la presidencia de la Junta de Andalucía, Javier Arenas, como dos perdedores reincidentes, un argumento que minutos después retomó José Antonio Griñán, quien dijo que ambos líderes populares han "nacido para perder" y, pese a todo, "permanentemente piden una oportunidad".

Griñán criticó que tras cada tropiezo electoral no previsto por las encuestas el PP haya enrarecido el ambiente hablando de "pucherazo", del "11-M" o "de mentiras".

El secretario de los socialistas andaluces trazó un discurso de alto contenido teórico en el que se quejó de una crisis económica provocada por la subordinación del trabajo al capital e hizo un llamamiento a la movilización para "dejar de ser súbditos del mercado", "no llamar economía a lo que son casinos" ni "inversiones a lo que son especulaciones". Incluso aludió al "rumor" sobre la salida de Grecia del euro difundido para, según dijo, el "enriquecimiento de unos pocos" a costa del "sufrimiento de los trabajadores".

El dirigente socialista afirmó que todas las inversiones que se han hecho en Málaga llevan el sello de los socialistas e hizo un llamamiento a los suyos, a los que pidió "participación, compromiso, confianza y alegría".

María Gámez, sin embargo, se mantuvo su intervención en lo exclusivamente local para hablar de una Málaga limpia de "desconfianza, caspa y enfrentamientos institucionales", retomar el discurso de los barrios y los vecinos y definirse frente a su rival del PP como un aporte de novedad frente a las "ideas en formol" de Francisco de la Torre que guarda "en en un cajón" y "saca cada cuatro años cada vez más viejas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios