Elecciones municipales en Cádiz

Fran González y Juancho Ortiz, el fracaso de dos proyectos

  • El socialista cosechó 9.000 votos menos en su candidatura que las papeletas que obtuvo su partido para las europeas

Mara Rodríguez y Fran González en la noche electoral. Mara Rodríguez y Fran González en la noche electoral.

Mara Rodríguez y Fran González en la noche electoral. / Julio González

La pena la lleva cada uno como puede. El domingo por la noche cuando el candidato a la Alcaldía por el PSOE, Fran González, se encontraba ante los medios en la sede de Gaspar del Pino y tenía que hacer una pausa para no romper a llorar, su número dos, Mara Rodríguez, le agarraba por el hombro para darle un poco de tranquilidad y que cogiera impulso para cumplir un vía crucis para el que apenas ha empezado sus estaciones. La cara de González era el espejo del alma.

A varios centenares de metros de allí, en la sede del Partido Popular en la calle Cánovas del Castillo, Juancho Ortiz tiraba de la misma sonrisa con la que cuatro años atrás lo hizo Teófila Martínez el día que perdió su mayoría absoluta. El drama se quedaba de puertas para adentro y para la opinión pública había dientes (Pantoja dixit) y agarrarse al único dato que le podría resultar positivo.

Son dos derrotas sin paliativos de dos proyectos que han sido vencidos por alguien al que hace cuatro años se consideraba un advenedizo y que en muy poco tiempo ha sabido destrozarlos.

El PSOE parecía que hace cuatro años había alcanzado su suelo cuando se fue a los cinco concejales, los peores resultados de su historia tras una nueva decepción municipal de los socialistas desde que perdieron la Alcaldía en 1995.

En aquel momento la interpretación que se dio es que la indignación que había en la calle había devorado a los grandes partidos. Aún así, hasta entonces nunca había tenido tanta capacidad de influencia desde la oposición al ser una corporación fragmentada.

Solo el estrepitoso fracaso de González ha maquillado el no menos duro varapalo de Ortiz

Este periódico publicaba hace unos meses “Las siete vidas de Fran González” tras ganar la Secretaría Local del PSOE. El líder de los socialistas llevaba varios años en los que conseguía sobrevivir a las circunstancias más adversas, como cuando se posicionó al lado de Pedro Sánchez frente al poder oficial de Susana Díaz en la provincia.

Sin embargo, después de los comicios del domingo parece que ha gastado políticamente seis vidas. El mismo se encargó de decir en una entrevista que tenía buenas sensaciones porque veía que el ambiente había cambiado mucho desde el año 2015. Un programa que consideraba que estaba trabajado, unido a la experiencia durante estos años en el Ayuntamiento y el viento a favor del socialismo a nivel nacional, parecían dejarle un panorama optimista.

Sin embargo, el varapalo ha sido muy grande. Hay un dato demoledor y es que el PSOE para las europeas ha obtenido 9.000 votos más en la capital gaditana que los que ha obtenido su candidatura a la Alcaldía, todo lo contrario de lo que ha pasado con Kichi, donde su persona ha estado muy por encima de Podemos. Fran González no ha conectado con el electorado ni hace cuatro años ni ahora. Vienen días con muchas curvas porque la pérdida del diputado por Cádiz, que lo tenía él, lo deja con las puertas cerradas desde el punto de vista político y también económico.

En el Partido Popular han renovado la lista en gran parte pero falta cambiar la sangre

El líder de los socialistas tendrá que analizar si debe seguir al frente de la nave o no, porque en los momentos de flaqueza también empezarán a aflorar los enemigos.

Juancho Juancho

Juancho

En el PP la situación es calamitosa porque se ha pasado de diez a seis concejales, aunque parezca maquillado por la grave situación de los socialistas. La candidatura de Juancho Ortiz había sido renovada en gran parte pero se le ha criticado mucho la presencia de Ignacio Romaní, que se encuentra inmerso en un proceso judicial. A pesar de que las caras han cambiado en buena parte de la gente de la lista, hay que renovar también la sangre y en el PP anda contaminada con una forma de proceder muy áspera que no cambia del todo con el paso del tiempo. Juancho tampoco ha conectado con la gente hasta atraerlos a su proyecto, aunque enfrente tenían a alguien que en eso es imbatible.Para los dos toca tiempo de reflexión, de autocrítica y de toma de decisiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios