David Fernández Romero | Si yo fuera alcalde “Pondría réplicas de la torre de Preferencia en lugar de los mamotretos”

  • Las promesas electorales del letrista del coro ganador de 2019

David Fernández Romero, letrista del coro 'Los del patio' David Fernández Romero, letrista del coro 'Los del patio'

David Fernández Romero, letrista del coro 'Los del patio' / Lourdes de Vicente (Cádiz)

1. El letrista del coro ganador de 2019 dice que “en primer lugar, como no puede ser de otra manera volcaría el 80 por ciento de la política en el mayor de los problemas de esta ciudad: el trabajo. Si algún día conseguimos ‘arremangarnos’ y solucionar esa lacra, seguro que seremos portada del New York Times los 365 días del año”.

2. A nivel urbanístico “pondría sendas réplicas de la mítica Torre de Preferencia donde actualmente figuran los tristemente célebres ‘mamotretos’. En lugar de haberla destruido aquella torre deberían haberla trasladado como el monumento a Moret. Por supuesto las actuales se las dejaría en la puerta de su casa al que las hizo para que sea tan amable de llevarlas al punto limpio”.

3. David Fernández incluiría “una concejalía de Sanidad y Salud Pública que incluyera en el calendario vacunal gaditano una vacuna contra el chovinismo y la soberbia. No es malo tener cierta dosis de ambas cosas, pero a veces nos hace falta mirar un poquito más allá de Cortadura y de nuestras propias narices, eso sería sano”.

4. De salir elegido alcalde, el coplero crearía “una escuela taller de los sentidos para todo el que quiera participar en el COAC. Haría falta el carné de oído para poder acceder al teatro, y así nos ahorraríamos disgustos; de olfato para oler lo que puede ser una bola del oeste; de tacto para que los familiares abran los ojos con delicadeza a los que quieran participar en caso de probable hecatombe; de vista para evitar ‘metatipos’ que duelen a la mirada. Y por último el del gusto, indispensable para no caer en la ordinariez del berrío dañino”.

5. Por último “en la concejalía de Turismo obligaría en cada inspección a los locales de hostelería a cumplir con un estándar mínimo de aroma a adobo y piriñaca, y limitar el aroma a emulsión de boletus en salsa de jengibre. Cádiz debe empezar a resucitar por el estómago y el paladar”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios